Los huevos de codorniz. Cuentos de reinos

Cuentos de reinos: Los huevos de codorniz

Los huevos de codorniz. Cuentos de reinos

Cuentos de reinos. Cuentos de princesas para niños.

Había una vez, en un reino muy lejano, una princesita que estaba muy triste, porque el principito de sus sueños lo habían mandado bien lejos, lejos, a otro país a cumplir con la misión de ayudar a los habitantes de ese otro lugar.

Él era muy importante y era como un embajador de felicidad para los niños de ese país lejano.
En ese tiempo, La única manera que tenían de comunicarse era cuando ella le enviaba una docena de huevos de codorniz. Así ella era feliz sabiendo que el principito comía bien y la recordaba cada mañana.

La princesita vivía llorando. Pero un día su mamá le contó que las manchitas de los huevos de codorniz eran las lágrimas de una niña linda como ella y que cada manchita en los huevos representaba una lagrimita derramada, y que eso podía hacer que los huevos de codorniz se vieran feos, así la princesita se dio cuenta que no debía llorar sino debía ser feliz para no verse fea.

Es así como la princesita de nuestro cuento, decidió que cada vez que le enviara los huevos de codorniz a su principito, les iba a dar un beso para que las manchitas ya no representaran tristeza sino felicidad.

Así ella se consolaba pensando que su principito la iba a querer mucho y un día cuando el terminara su misión en el otro reinado iba a volver por ella y seria felices para siempre.

Fin

Reina Laura Rivera

Imprimir Imprimir





Comentarios