Pedro pirata

Cuentos de piratas para niños

Pedro pirata es uno de los cuentos de piratas para niños de la escritora Liana Castello. Cuentos infantiles sugeridos para niños a partir de seis años.

Cuando apareció la palabra “fin” Pedro se entristeció. Las luces del cine se encendieron y todos comenzaron a levantarse de sus asientos. Todos menos el niño que seguía mirando cómo pasaban los créditos de la película (esos a los que nadie presta atención).

Con un “vamos ya que se hace tarde”, el pequeño Pedro, resignado, abandonó el cine y esa aventura de piratas que tanto le había fascinado. Luego de esa maravillosa película, el pequeño había tomado una importante decisión: sería pirada ¡Sí! ¡Eso mismo! Sería pirata, “Pedro Pirata”. Ya podía verse con su parche en el ojo y un loro parlanchín en su hombro. Un pañuelo en su cabeza y enfrentando al mar, valiente y decidido.

Tomado de la mano de su madre, quien apurada poco menos que lo llevaba flameando por la calle, Pedro repasaba con qué contaba –además de sus ganas- para ser pirata.

No tenía loro, pero sí un pequeño gato. Aunque, en rigor de verdad, no sería lo mismo.

No sólo el gato no repetía palabra alguna, sino que por demás imposible sería lograr que se posara sobre su hombro.

Parche en el ojo… y no… tampoco. Pedro era miope, razón por la cual siempre llevaba puestos sus anteojos. No resultaría tener un ojo tapado, se complicaría mucho.

Tenía dos fuertes y sanas piernitas con las que jugaba a la pelota, corría y por supuesto caminaba, por lo que la pata de palo era otra cosa imposible.

Como si esto fuese poco, a Pedro mucho que digamos el mar no le gustaba.

“¡Caramba!” Pensó “Esto se está complicando”.

¿Cómo hacer para ser algo que quería ser si no contaba con lo necesario para serlo?

¿Sería posible vencer todos esos obstáculos y convertirse en un verdadero pirata? Por otra parte, ¿Seguirán existiendo esos valientes hombres que se embarcaban y cruzaban mares y océanos? ¿Era posible, así como así, en un “pif paf” decidir aquello que se quería ser en la vida?

En esos pensamientos estaba el niño cuando llegó a su casa. Miró a su gato, quien hecho un ovillo dormía plácidamente. Se miró al espejo y para verse bien, tuvo que limpiar sus lentes. Miró sus piernas fuertes, ágiles y dos por si esto fuese poco.

Se dio cuenta que, para ser pirata le sobraba una pierna, le faltaba un loro, le sobraba también un gato, no podría usar parche, tal vez el agua no le gustase tanto como para aventurarse a mar abierto y lo más seguro era que extrañase a su mamá durante la travesía.

“Mejor seguiré siendo un niño”-pensó entonces Pedro.

Se sentó en el sillón a ver la televisión. Su padre estaba mirando una película sobre una nave espacial que llegaba a Marte y entonces Pedro comenzó a pensar en qué posibilidades tenía de convertirse en astronauta…

Fin

ILUSTRACION MARIA BULLON

Pedro pirata es uno de los cuentos de piratas para niños de la escritora Liana Castello. Cuentos infantiles de piratas sugeridos para niños a partir de seis años.

Todos los derechos reservados por Liana Castello.

Imprimir Imprimir





Comentarios