Lo huellas de Toto

Cuento de mascotas

Cuentos de perros. Cuentos de animales

Lo huellas de Toto. Cuentos de perros. Cuentos de animales.

Las huellas de Toto es uno de los cuentos de la escritora Liana Castello. Cuento sugerido para adolescentes jóvenes y adultos.

Toto fue mi perro amado. En realidad lo sigue siendo más allá que ya no esté conmigo, siempre será mi perro, mi adorado Toto, mi compañero de ruta.

Toto vino a nuestras vidas siendo un cachorro y en él mi esposa y yo volcamos todo o muchísimo del amor que teníamos para dar. No pudimos ser padres. Mi mayor deseo en la vida no se pudo cumplir. Dios tendrá sus razones.

Siempre amé a los perros y mi esposa también y al no tener hijos, volcamos en ese hermoso animal que Dios puso en nuestro camino, los cuidados y el amor que nos desbordaba. Fue un perrito muy bueno que acompañó nuestras vidas, nos entretuvo, nos permitió brindarle cuidados y amor y nos devolvió con creses cada mimo que le prodigamos. Recuerdo ver sus huellas manchando de barro la casa. Esas huellitas que mi esposa se apresuraba a limpiar, pero que a mí me encantaba ver. Era como dejar un sello de su hermosa presencia en nuestro hogar.

Era el mimado de la casa y su cuidado y atención se convirtió en la prioridad de nuestras vidas sin hijos. Pensar si comía o no comía, qué le gustaba comer, controlar si estaba sano o se sentía mal, acompañarlo en las noches de tormenta (porque Toto temía a los truenos), llevarlo a caminar, bañarlo y un sinfín de cosas más.

Toto hizo más bella nuestra vida, la enriqueció, nos permitió dar y a su vez recibir. Nos ayudó a sentir esa hermosísima sensación de tener a quien cuidar, por quién velar, a quién proteger. Decidimos dejar algunas cosas de lado por él, como viajar por ejemplo, pero no nos importaba porque lo hacíamos con alegría y amor. Fueron once años de una compañía amorosa.

Cuando perdí a mi padre, tomé la costumbre de salir a caminar por las noches buscando una estrella donde encontrarlo, donde tal vez me saludara, donde quizás me dijese que no me había dejado solo sin su amorosa presencia. En cada caminata, Toto estuvo a mi lado y juraría que él también buscaba esa estrella conmigo. Jamás voy a olvidar lo bien que me hacía sentir que me acompañaba ese momento triste pero a la vez bello, en ese encuentro silencioso con mi padre.

Mi perro envejeció y su salud se fue deteriorando y entonces los cuidados fueron aún mayores. Sabíamos que el tiempo se acortaba, que no había mucha cuerda en el reloj de su vida. Yo extrañaba esas huellas de barro porque Toto pasaba casi todo el día acostado.

Tenía que hacerme a la idea que de un momento a otro, mi perro se iría a buscar una estrella con mi padre, pero me resistía porque se me encogía el corazón de sólo pensar en su ausencia.

De todos modos, la vida o mejor dicho la muerte, no nos pide permiso, no consulta, llega y ya. Y llegó el día en el que Toto partió.

Cuesta aceptar la muerte de un ser querido y por ende también la de un perro que fue casi casi un hijito. Toto me enseñó el amor incondicional, me permitió jugar un poquito a ser padre, me acompañó, se quedó a mi lado. Me hizo sentir lo hermoso que es ser necesitado, me permitió cuidarlo y protegerlo. Alegró mis días, ensució mi casa, iluminó mi vida y la hizo más bella.

Sé que tuvo una vida feliz a nuestro lado, así como nosotros al suyo, eso me da paz y tranquilidad. Sé que voy a extrañarlo con el alma, que será difícil caminar solo por la noche y que ahora deberé buscar dos estrellas y no solo una.

Sé que mi vida no será la misma sin él, que tendré que acostumbrarme a que no lo tendré dando vueltas a mi lado, moviendo feliz su colita.

Sé que su ausencia dolerá, que ya no habrá que limpiar el piso a cada rato porque sus huellas ya no estarán allí, pero también sé, desde lo más profundo de mi corazón, que sus huellas están en mi alma y allí se quedarán por siempre, hasta que nos volvamos a ver.

Fin

Ilustración: Anna Burighel

Las huellas de Toto es uno de los cuentos de la escritora Liana Castello. Cuento sugerido para adolescentes jóvenes y adultos.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Todos los derechos reservados por Liana Castello

Imprimir Imprimir

Comentarios