Amigo Mundo

Amigo Mundo. Bruno Tognolini. Cuentos de niñas, perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer. Clara vivía en una isla llena de luz, llamada Cerdeña. Era una niña bonita, con el pelo negro, la piel morena y muchas pecas. Llevaba una vida tranquila, hecha de días tan jugosos como las cerezas. Cereza tras cereza pasaban el otoño […]

Resulta interesante también:

La Margarita niña
la nariz contra el vidrio
La nariz contra el cristal

Amigo Mundo. Bruno Tognolini. Cuentos de niñas, perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer.

Clara vivía en una isla llena de luz, llamada Cerdeña. Era una niña bonita, con el pelo negro, la piel morena y muchas pecas. Llevaba una vida tranquila, hecha de días tan jugosos como las cerezas. Cereza tras cereza pasaban el otoño y el invierno y volvía la primavera.

Correteaba si era de día, dormía cuando estaba cansada, le gustaban los cuentos y no le tenía miedo a nada. Pero un día, su mamá cayó enferma y de repente toda la casa enmudeció. Nadie gritaba, nadie contaba cuentos pero, sobre todo, nadie decía cuándo se iba a curar mamá.

Clara se asustó. ¿Y si mamá se moría? No, no. No podía ser. Todavía mamá tenía que comer muchas cerezas con ella. Y contarle cuentos. Se acordó de uno en el que un niño recorría el mundo buscando la flor del mañana, que hacía nacer un día detrás de otro.

Decidió buscar esa flor y ponerla junto a su mamá, para que llegase mañana, y luego otro mañana, y todas las cerezas del mundo. Una tarde luminosa, se marchó.

Siguió un camino con curvas y, sin darse cuenta, se encontró en medio del campo.

El campo era una hermosa mujer cubierta con matas y arbustos, llena de madrigueras y aromas.

—Amiga Campiña —dijo Clara—, ¿sabes dónde está la flor del mañana?

—Yo te lo diré —contestó un escarabajo volador—, pero antes tienes que contarme un cuento.

—Vale, Zumbón —accedió la niña.

Se sentaron y le contó uno de los cuentos que sabía.

Zumbón, muy contento, le dijo:

— ¡Qué historia tan bonita! Ven. Y juntos se fueron al río. El río era un joven larguirucho, radiante y serpenteante, vestido de burbujas, que jugaba con troncos y guijarros.

Zumbón dejó a Clara que preguntase.

—Amigo río, ¿sabes dónde está la flor del mañana? —Te lo diré —dijo una mariquita— si me cuentas un cuento.

—Vale, Bolita —accedió Clara.

Acercó su boca a la cabecita de Bolita y le susurró una bonita historia de las muchas que sabía. Bolita, satisfecha, dijo:

— ¡Qué historia tan bonita! Ven.

Clara, Zumbón y Bolita llegaron a la cima de una colina bajo el cielo.

El cielo era un joven muy apuesto, aturdido por la luz, a veces salpicado por nubes y gritos de pájaros.

—Amigo cielo —dijo Clara, que ya se había dado cuenta de qué iba esto—, ¿quién viene ahora?

— ¡Yo! —contestó una mariposa volando desde el cielo hasta su nariz.

— ¿También quieres que te cuente una historia, Pajarita? —preguntó Clara mirándola con picardía. La mariposa respondió que sí y quedó encantada al escuchar el cuento.

Entonces, le dijo a Clara: « ¡Mira!». Clara miró: el cielo se lavaba la cara con naranjas, era el atardecer.

—Escuchad, amiguitos —les dijo Clara a sus tres acompañantes—. Conozco los cuentos. Hay que repetir lo mismo siete veces, y a veces más, para conseguir algo. Pero mi mamá está enferma, pronto llegará la noche y necesito la flor del mañana. ¿Podemos saltarnos algunos pasos?

—Para saltarnos algunos pasos —explicó Zumbón— necesitamos a Picasaltos. Picasaltos, el saltamontes, estaba agotado al final del verano y descansaba tumbado en una hoja. Aunque se hizo de rogar un poco, al final saltó, con sus largas patas, las pruebas repetidas de los cuentos.

Y así fue como Clara, Zumbón, Bolita, Pajarita y Picasaltos se saltaron siete pasos y siete insectos bajo el manto silencioso de la noche. La noche era una vieja revieja, vestida de negro como las ancianas del pueblo, con su gran y oscuro chal abierto al cielo cuajado de estrellas.

—Amiga noche, por favor, es muy tarde. ¿Puedes decirme dónde puedo encontrar esta flor?

— ¿Para qué la quieres?

—Para mi mamá.

—Y tú, ¿qué me das a cambio?

—Una granada.

— ¿Y qué más?

—Pastas de almendra, cuentos de magos, sal de mar.

— ¿Y qué más? —Y… quinientos días míos con chichones en la cabeza. ¿Quieres más?

—Me basta —contestó la noche—. Eres una niña generosa. Sigue a Cucumía.

En ese momento, una lechuza blanca voló hasta el hombro de Clara y le dijo: «Vamos». Y se fueron Clara, Zumbón, Bolita, Pajarita, Picasaltos y Cucumía caminando por la tierra adormecida, bajo la silenciosa amiga noche llena de estrellas.

El viaje fue larguísimo.

—Has hecho bien —le dijo Cucumía— al regalarle a la amiga noche quinientos días. Además es vieja y se le olvidan las cosas. Puede que hasta te los regale ella a ti.

—Yo no quiero días, sólo quiero encontrar la flor —le respondió Clara.

Así, caminando y hablando, llegaron a la entrada del pueblo cuando ya amanecía. El amigo cielo estaba del color de los higos chumbos casi maduros. De repente, el insecto Zumbón, la mariquita Bolita, la mariposa Pajarita y el saltamontes Picasaltos se posaron sobre un jacinto reventón que abría sus corolas hacia un lirio del camino.

La lechuza Cucumía revoloteó encima y dijo:

—Aquí tienes tu flor del mañana, Clara.

La niña la cogió y llegó el amigo día. Cuando entró en casa, su mamá estaba mejor. Menos mal que nadie se había dado cuenta de que Clara había pasado la noche fuera.

Excepto su amigo Raimundo, el joven vecino que les solía visitar y que le contaba muchas historias.

Le guiñó un ojo y le dijo:

—Sí, me callo, pero luego me cuentas.

—Por supuesto, amigo Mundo —sonrió Clara—, te lo contaré.

Fin

Bruno Tognolini

Amigo Mundo Zaragoza, Edelvives, 2009


Amigo Mundo

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Gladys Gutirrez Fernndez

Gladys Gutiérrez Fernández - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Testimonio de María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - "EnCuentos.com significa mucho a la hora de escribir para los más pequeños. Feliz de pertenecer a este lugar que me ha ayudado a emprender el camino y publicar antologías en papel de cuentos infantiles..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
sinforoso el caprichoso
Sinforoso, el caprichoso

Sinforoso, el caprichoso. María Alicia Esain, escritora argentina. Cuento infantil sobre los caprichos, publicado en el Blog Con Un Poco...

Cerrar