Un duende cansado

Un duende cansado. Liana Castello, escritora argentina. Cuento de Navidad en video. Videos infantiles. Video realizado por Rubén Pérez Signorelli.

El taller de Santa, en plena producción, llenaba a los duendes de gran emoción.


Trabajaban duro, todos muy atentos, con una sonrisa y siempre contentos.

Pero ocurrió un día algo inesperado y todo producto de un duende cansado.

El duende anotaba pedido a pedido y sin darse cuenta, se quedó dormido.

Sobre las cartitas cayó desplomado y con los pedidos, armó un desparramo.

Despertó de pronto, algo confundido, todavía estaba un tanto dormido.

“El tiempo perdido recuperaré y con los pedidos ya me apuraré”.

Mas no siempre ayuda estar apurados, sin querer podemos ser muy descuidados.

Y mezcló las cartas, todos los pedidos y Santa decía: “¿Qué haremos, Dios mío?”

Preocupado, el duende dijo sin dudar: “Este grave error deberé enmendar”.

“Un poco de ayuda necesitaré, a mis amiguitos se la pediré”.

De los animales, el duende era amigo; los reunió a todos, contó lo ocurrido.

Todos se pusieron pronto a trabajar, sobres y cartitas a clasificar.

Y ordenaron todo al final del día, y Santa saltaba con gran alegría.

El duende aprendió más de una lección, las recordó todas a la perfección:

Trabajar con sueño no es lo mejor, puede conducirnos a más de un error.

Apurarse mucho nunca es solución, el apuro trae mucha confusión.

Con amor ayuda un muy buen amigo y con esa ayuda se llega a destino.

Fin


Un duende cansado

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

Comentarios

comentarios