Tiempo de Duendes

Tiempo de duendes. Hugo Francisco Manuel Otero. Escritor. Cuento sobre el cuidado del planeta. Hay un lugar mágico, un mundo donde todo lo que deseamos puede convertirse en realidad. Ese mundo es el de ustedes, el de los más chiquitos. Eso decía la mamá de Sofía, cada vez que la pequeña preguntaba sobre lo que […]

Resulta interesante también:

Mi viaje a la Tierra
una rara enfermedad
Una rara enfermedad

Tiempo de duendes. Hugo Francisco Manuel Otero. Escritor. Cuento sobre el cuidado del planeta.

Hay un lugar mágico, un mundo donde todo lo que deseamos puede convertirse en realidad. Ese mundo es el de ustedes, el de los más chiquitos. Eso decía la mamá de Sofía, cada vez que la pequeña preguntaba sobre lo que veía o escuchaba en la tele y también por las cosas que la seño les enseñaba en el jardín.

Un día, la niña dijo a su mamá al volver del jardín.

- La seño nos habló sobre el clima y la contaminación.

- Ah… ¿Qué les contó? – preguntó curiosa la mamá

- Dijo que el clima ha cambiado mucho en los últimos cien años, que los humanos tenemos mucha culpa de los cambios climáticos. No los pequeños, los mayores. La seño dice que se fabrican cosas que todos usamos y que había que cambiarlas por otras que no contaminen.

Que se cortan muchísimos más árboles de los que se plantan y perjudican al planeta, que es nuestra casa. La seño dijo muchas cosas, pero no las recuerdo mamá. ¿Todo eso es verdad? – preguntó la niña entristecida

– La mamá alzó a su hija, la sentó sobre su falda y dijo.

- Sofía, recuerdas que hay un sitio mágico donde todo lo que deseamos puede convertirse en realidad. Ese sitio también es habitado por duendes, hay uno que brilla intensamente y nos alumbra durante el día, además de darnos su calor. ¿Adivinas cuál es?

La niña dice, el duende del Sol.

- Bien hija, muy bien – responde la mamá

- Hay otro que nos acompaña por las noches, a veces la vemos por la mitad o es un cuarto, a veces está llena y otras es invisible. ¿Sabes de quien hablo? Vuelve a preguntar la mamá.

La pequeña no se decide a contestar, mamá la ayuda. La lu…, la lu… y enseguida Sofía responde la duende Luna.

- Bien, muy bien Sofi, vuelve a felicitarla su madre que sigue contando. Una vez, el sitio donde habitan esas maravillosas criaturas se alborotó.

Ellos, encargados de cuidar el planeta Tierra veían como sus habitantes, los seres humanos, arrojaban la basura de todo lo que consumían, arrancado de las profundidades del planeta , sin ningún tipo de precaución, contaminando todo. No respetando el orden natural de la vida. La Naturaleza madre de todos los duendes sufría por su hija, la Tierra que se encontraba muy enferma.

El Sol y la Luna decidieron realizar una reunión de la que participaron todos los duendes, hermanos, primos y la madre Naturaleza todos familiares de la pobre Tierra.

El Sol habló primero, dijo.

- Yo caliento la tierra, si no estuviera, no habría días y todo sería un desierto helado, desde aquí veo como el hombre no sabe aprovechar mi energía, ¿Se cree acaso, que solo sirvo para broncear su cuerpo en verano cuando va de vacaciones? Cuando el Sol terminó su discurso, fue la Luna quien tomó la palabra:

- yo reflejo la luz del sol por las noches, doy algo de luz al viajero y controlo la marea donde los grandes peces se alimentan. Los poetas dicen que soy un símbolo de amor. Desde mi lugar, veo como el hombre contamina la tierra. Tanto al duende Sol como a mi nos afecta lo que ocurre, no podemos cumplir nuestras naturales funciones.

Al terminar de hablar la Luna, los cuatro duendecillos de las estaciones, los hermanos. Primavera, Verano, Otoño e Invierno, dijeron a coro:

- También nosotros estamos muy enfermos. Cada vez menos árboles y menos flores hago florecer – dijo con voz triste la primavera, hay menos árboles que purifiquen el aire, pues el hombre los corta sin piedad y se despreocupa de plantar nuevas semillitas. ¡Hay muy pocos árboles bebes! – se lamentó

- En el gris cemento de las ciudades donde las plazas escasean, los niños corren y se divierten pero ya no huelen la fragancia de las flores, apenas logro dar vida a los jardines. Cuando terminó de hablar la primavera un intenso e insoportable calor invadió el mundo de fantasía.

Entonces se oyó la voz del Verano, como todos, quejándose de los habitantes de la tierra.

- El constante uso de combustibles derivados del petróleo que queman los motores de vehículos y maquinarias, la fabricación de aerosoles que dañan la capa de ozono han confundido mis valores y en este presente puedo dar muchísimo calor en mi estación como en la de mis hermanos Otoño, Primavera e Invierno.

Cuando le llegó el turno al Otoño, dijo.

- No logro desvestir los árboles de sus hojas hasta bien entrado a la estación de mi hermano Invierno. Y mis otros hermanos, Primavera y Verano invaden mi tiempo. ¿Quien puede solucionar todos mis males? Preguntó apenado el Otoño. Todos los que allí se reunieron, tuvieron que abrigarse muy bien cuando habló el Invierno.

Cosa de no resfriarse.

- Estoy dentro del desorden, como todos ustedes, no puedo regular mis fuerzas y manejar mis poderes, la contaminación me ha llegado, puedo congelar en las zonas tropicales y pierdo fuerza en los lugares polares. No logro evitar el deshielo del sector antártico y sufro por los humanos, no se dan cuenta que muchas tierras fértiles y muchas ciudades quedarán bajo las aguas.

Desorientados los duendes no sabían como solucionar tremendo problema. Pero como esto es un cuento para niños y la fantasía es la que reina.

- La madre Naturaleza que todo lo sabe – dijo – cada uno de ustedes recorrerá el mundo, reunirá en cada país, ciudad y hasta en el más pequeño pueblito de la Tierra a todos los niños y contarán lo que está sucediendo. El mandato de la Naturaleza fue obedecido por todos los duendes y durante treinta días y treinta noches a cada niño de cada región se le contó lo que ocurría.

Se les aconsejó a cada uno, que hablara con sus padres, convencerlos que entre todos debían curar a la Tierra de la contaminación ambiental y devolverle la salud, para el bien del hombre y de todos los que en ella habitan. Los niños futuros hombres de esta bendita Tierra así lo hicieron, el hijo del Presidente hablo con su papá, el del científico con el suyo, el del gobernador, el del médico, el del industrial, el del comerciante, el del militar, el del empleado.

Todos lo hicieron y cada familia se preocupo desde ese momento por cuidar la ecología o sea la conexión del hombre con la madre Naturaleza. Los duendes del tiempo y de los astros compañeros, de la Tierra se curaron, por supuesto también el duende Tierra.

Cada estación hizo su trabajo cuando debía, Las flores, los árboles, los animales, los insectos y los niños, héroes en esta historia volvieron a respirar el aire puro que todos necesitamos y nos merecemos.

Organizaron una grandiosa fiesta y todos rieron y bailaron felices. Te gusto el cuento Sofía, Sofi, Sofi. La niña se había dormido, nunca llegó a escuchar el final feliz del cuento.

La mamá la alzó, la llevó a su cuarto y la recostó sobre la cama. La madre de Sofi dijo. Dios quiera que los hombres no se duerman como Sofía, ellos deben velar por el futuro del planeta, preocuparse por el medio ambiente, la vida no es fantasía.

Fin


Tiempo de Duendes

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Rocío Cumplido

Rocío Cumplido - "Conocí EnCuentos.com a través de Elizabeth Segoviano, una buenísima escritora mexicana. Gracias a esta plataforma mis cuentos son leídos por personas de todo el mundo..." Ver Más

Tatiana Martinez

Tatiana Martinez - "Dios está en todas partes.Escribir para EnCuentos.com es fascinante, ya que pude escribir aquellas historias que no me había atrevido. Regalarle un cuento o un poema al que ame la lectura no tiene precio..." Ver Más

David Gómez Salas

David G. Salas - "Me causa alegría escribir cuentos y poesías, con la ilusión de proporcionar momentos de fantasía, buen humor y optimismo a los niños. Encuentos.com es una maravillosa y efectiva plataforma para hacerlo..." Ver Más

Mayda Alejandra Villalta

Mayda Alejandra Villalta - "EnCuentos para mí es como una gran familia, además de una plataforma importantísima, donde la literatura Infantil variada es su principal anfitriona..." Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
niño de siete años
Niño de siete años

Niño de siete años. David Gómez Salas. Poema sobre un niño y un maestro. Dedicado a Friedrich Gauss Un maestro...

Cerrar