La laguna y las tres Victorias

La laguna y las tres Victorias. Miguel Angel Ramos Inga, escritor peruano. Cuento sobre el cuidado ambiental. Existía en un pueblo no muy lejos de la ciudad, tres encantadoras, pero muy diferentes hermanas llamadas con el mismo nombre. Uno se preguntará cómo se haría para diferenciarlas. Eso era lo más sencillo. Cada una de ellas […]

Resulta interesante también:

Tiempo de Duendes
una familia
Una familia que con su acción salva al mundo…

La laguna y las tres Victorias. Miguel Angel Ramos Inga, escritor peruano. Cuento sobre el cuidado ambiental.

Existía en un pueblo no muy lejos de la ciudad, tres encantadoras, pero muy diferentes hermanas llamadas con el mismo nombre. Uno se preguntará cómo se haría para diferenciarlas. Eso era lo más sencillo. Cada una de ellas tenía su propia y muy definida personalidad que las diferenciaba tremendamente.

Victoria, la naturalista: Hola plantita, porque estas tan triste, uhm, ya se es porque tus hojas están bien marchitas, pero no te preocupes te las voy a arreglar.

Victoria, la atlética: Hola hermanas, a que no adivinan, le acabo de hacer una carrera al viento y le gané.

Victoria, la dibujante: bravo hermana, Yo acabo de dibujar una gran mariposa con todos los colores del mundo.

Victoria, la atlética: felicidades, hermanita.

Victoria, la dibujante: Gracias pero ¿a dónde va nuestra hermana, por qué corre tan apresurada?,

Victoria, la atlética: no lo sé pero será mejor que la sigamos.

Victoria la naturalista había escuchado el auxilio de alguien y fue a su ayuda, en cuanto llego vio que la laguna del bosque que se estaba secando. Inmediatamente llegó su hermana la atlética, y después la otra hermana. Ambas se dieron cuenta de lo que pasaba, entonces empezaron a trabajar para salvar el corazón del bosque.

Victoria la dibujante empezó a ilustrar lo que le pasaba a la laguna, hizo muchos dibujos bonitos y muy llamativos. Su hermana, la atlética, se encargó de llevárselos y repartirlos por todo el pueblo y ciudad. Y la naturalista empezó a retirar toda la maleza que obstruía los canales por dónde venía el agua de los glaciares hacia la laguna, pero sus pobres manitos no estaban tan fuertes y grandes para lograrlo sola.

Mientras tanto…

El pueblo: ¡eso es imposible! ¿Cómo es que se está secando la laguna del bosque?

Ciudad: consumimos más de lo debido y a veces somos negligentes o descuidados con nuestros caños. El pueblo: son ustedes los de la ciudad los culpables.

El campo: pero como ustedes necesitamos agua para sobrevivir. Y se armó una tremenda, pero muy tremenda discusión por encontrar al responsable de la sequedad de la laguna.

Y entonces, aparecieron las tres hermanas, la naturalista fue la primera en tomar la palabra.

Victoria, la naturalista: hola a todos, pero mientras discutimos nuestra laguna se sacará, y entonces no habrá nada que hacer.

Victoria, la atlética: podemos apresurarnos, ir corriendo a encontrar solucionar y limpiar los canales por dónde pasa el agua hacia la laguna. Mi hermanita intentó hacerlo pero ella sola no lo hará todo.

Pueblo: tienen razón niñas, eso haremos, ¿verdad?

Ciudad: por supuesto que esperamos. Mientras eso pasaba la hermana dibujante empezó hacer lo que ya se imaginan, solo que esta vez lo hizo en dos muro. Uno para la ciudad y otro para el campo.

De ese modo, la gente siempre se acordaría de lo que una vez hicieron juntos para que laguna no se secara jamás.

Todos unidos trabajaron ese día como los días venideros. El trabajo en equipo los salvó pero sin aquellas hermanitas otra hubiera sido la historia.

Fin


La laguna y las tres Victorias

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Gladys Gutirrez Fernndez

Gladys Gutiérrez Fernández - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Testimonio de María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - "EnCuentos.com significa mucho a la hora de escribir para los más pequeños. Feliz de pertenecer a este lugar que me ha ayudado a emprender el camino y publicar antologías en papel de cuentos infantiles..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
las dos cabras
Las dos cabras

Las dos cabras. Fábulas infantiles.   Había una vez, dos cabras que descendieron por pendientes opuestas hasta el cauce de...

Cerrar