El hada celeste y los inmigrantes

El hada celeste y los inmigrantes. Escritores de cuentos infantiles Españoles. Cuentos de hadas. El hada Celeste era el hada de los cuentos. Vivía en un palacio de color azul, cerca de allí vivía el brujo Malacabrú que odiaba los cuentos.   Tengo que destruirlos. decía  Para poder entrar en el palacio del Hada tuvo que […]

Resulta interesante también:

Las hadas de colores
Estrellas en el techo

El hada celeste y los inmigrantes. Escritores de cuentos infantiles Españoles. Cuentos de hadas.

El hada Celeste era el hada de los cuentos. Vivía en un palacio de color azul, cerca de allí vivía el brujo Malacabrú que odiaba los cuentos.
 
Tengo que destruirlos. decía

 Para poder entrar en el palacio del Hada tuvo que hacer un hechizo, durmió a todos los que estaban dentro,  entró y destruyó todos los cuentos.

 ¡Por fin los he destruido,! ahora no habrá fantasía.

 Cuando el hada Celeste se despertó y vio lo que había hecho el brujo se quedó muy triste

 ¡Tengo que hacer algo!, los niños no pueden quedarse sin la magia y la fantasía de los cuentos.

 El Hada Celeste cogió una bolsa mágica y se fue a recorrer el mundo, y a todos los que se encontraba les preguntaba:

¿sabéis  cuentos?.¿Sabéis historias?

y cosa curiosa todos se sabían cuentos y todos se sabían historias.   El hada lo escuchaba, lo guardaba todo en su bolsa mágica y después lo contaba, ella decía:

 Mientras haya alguien que cuente y alguien que escuche, no habrá servido de nada que el brujo Malacabrú haya destruido todos los cuentos.

El hada siguió su camino, y llegó a un pueblecito, allí se encontró con una niña que estaba llorando,

¿Por qué lloras?, le preguntó.

La niña respondió.

Lloro porque los niños no querrán jugar conmigo

¿Por qué dices eso? Le preguntó el Hada

Hace poco tiempo que he llegado a este país,  no entiendo lo que dicen ni me entienden a mi, soy diferente

¿Y crees que eso importará a los demás niños?, ven sientate que voy a contarte un cuento.. Y el hada empezó a contar el cuento de

ZORAIDA

Zoraida era una niña árabe, que hacía poco tiempo que había llegado a aquel pueblecito a vivir, un día estaba en el parque, sola, estaba muy triste, lloraba y decía:

 ¿Por qué mi piel tiene que ser de  otro color? ¿Y las costumbres de mi país tan distintas a las de este lugar?, conmigo no querrán estar y tener amigos muy difícil será.

 María Clara,  era una niña mejicana, hacía un tiempo que vivía en ese pueblecito, se acercó a Zoraida y le dijo:

 No llores, mira yo vengo de Méjico, al principio a nadie conocía y mis costumbres nadie las entendía , pero ahora me alegro de estar aquí, tengo muchos amigos y soy feliz.

 Zoraida miró a María Clara,  pero no le hizo ningún caso ella siguió llorando y diciendo:

 ¿Por qué mi piel tiene que ser de otro color y las costumbres de mi país tan distintas a las de este lugar, conmigo no querrán estar y tener amigos muy difícil será.
 
Yu-Lan era una niña china, hacía un tiempo que vivía en ese pueblecito se acercó a Zoraida y le dijo:

 No llores, mira yo vengo de China, al principio a nadie conocía y a nadie entendía, pero ahora estoy muy contenta de estar aquí tengo muchos amigos y soy feliz.

 Zoraida miró a Yu-Lan, pero no le hizo ningún caso, ella siguió llorando y mientras lloraba decía:
 
¿ Por qué mi piel tiene que ser de otro color? Y las costumbres de mi país tan distintas a las de este lugar, conmigo no querrán estar y tener amigos que difícil será.

 Javier era un niño que vivía en ese pueblecito desde que nació,  se acercó a Zoraida y le dijo:

 No estés triste, vente con nosotros a jugar, si sigues aquí sola, sólo pensarás en llorar y lo pasarás mal.

 Zoraida lo miró pero no le hizo caso, la mamá de Zoraida lo había visto todo se acercó a su hija y le dijo:

Hija mía, no debes de llorar, piensas que estas sola, que no tienes amigos pero eso no es verdad, he visto como tres niños te han ofrecido su AMISTAD y a ti te ha dado igual

 Zoraida miró a su mamá y comprendió que tenía razón por eso a los tres niños se acercó, y les pidió perdón.
 
Perdonadme, me he portado muy mal me habéis ofrecido vuestra amistad y no lo he querido ver, muy feliz seré si vuestra amiga puedo ser.

 Los tres niños abrazaron a Zoraida y fueron amigos, y Zoraida en aquel pueblecito vivió feliz hasta que un día pudo regresar a su país.

 
El hada terminó de contar el cuento, la niña había dejado de llorar y le dijo:.

 Me ha gustado mucho tu cuento  gracias por contármelo me iré a jugar con los niños, seguro que no les importará que yo sea de otro lugar.

 El hada Celeste, estaba contenta, guardó este cuento en su bolsa mágica y siguió buscando mas cuentos para contárselo a los  niños.

IRINA

El  Hada Celeste llegó a la plaza de una ciudad, en ella había un grupo de chicos, hablaban discutían, uno de ellos que se llamaba Carlos decía

 

Vamos a ver ¿Por qué, tenemos que ser amigos de la gente que viene de otro país, ellos vienen a este pueblo a trabajar nos dejarán sin trabajo a los demás.

Lucas le contestó:

 Carlos, no tienes razón, ellos vienen a trabajar, pero trabajo para todos habrá, lo que pasa es que a los que vienen de fuera los tratas muy mal.
Silvia otra amiga de Carlos le dijo:

 ¿Te acuerdas? De cuando Irina llegó a nuestro pueblo de ella siempre te reías y nos decías:

 ¡Mirad! Cómo  habla, nunca la vamos a entender, que regrese a su país, allí estará mejor que aquí.
 
Carlos enfadado les contestó:

Yo le decía eso porque no nos entendía, no se enteraba de nada.

No te entendía Carlos pero se enteraba del odio que veía en tu mirada.

Carlos muy enfadado dijo:

Esta bien, no me vais a convencer, ¡Dejadme en paz! La gente de otro país no tendrán mi amistad.

Los niños dejaron solo a Carlos, el Hada Celeste lo había oído todo.

 ¡Tengo que hacer algo!, Carlos tiene que comprender que se está portando mal.
 
 Miro en su bolsa mágica y sacó de ella muchas estrellas de colores, las colocó en su mano y se las envió a Carlos.
 Por la noche cuando Carlos se durmió, en el sueño las estrellas de colores que el Hada le había enviado lo llevaron a un lujar muy lejano.

 Lo llevaron a  una casita muy pobre, muy pequeñita, en ella vio a Irina a sus padres a sus hermanos, estaban muy tristes, el papá decía:

 Querida familia,  nos tenemos que marchar de aquí, no tengo trabajo ni nos queda dinero para vivir, tengo unos amigos que han encontrado trabajo en otro país, me han dicho que también lo hay para mi.

 Irina con lagrimas en los ojos decía:

 Papá, yo no me quiero ir,todos mis amigos están aquí.

 Carlos vio como Irina lloraba cuando se despedía de sus amigos con los ojos llenos de lágrimas les decía:

Nos tenemos que marchar de aquí, no os preocupéis donde vamos la gente será buena y nos querrá, algún día regresaré y nos volveremos a ver.

Carlos cuando despertó

se dio cuenta de lo mal que se había portado y  pensó en Irina.

Pobrecilla que mal lo habrá pasado, tan lejos de su país sin conocer y sin tener amigos aquí.

Y ese día cuando llegó al colegio buscó a sus amigos y les dijo:

Sabéis teníais razón con la gente de otros países me he portado muy mal, pero no lo volveré  a hacer más.

 Después buscó a  Irina y le dijo:
Irína perdóname, contigo me he portado muy mal, pero tu amigo quiero ser y en lo que pueda te ayudaré.

Carlos e Irina se hicieron amigos y el sueño que había tenido nunca lo olvidó y cuando alguien llegaba de otro país, decía:

 Hay que tratarles bien, cuando dejan su país es porque no tienen trabajo allí y no tiene dinero ni para vivir.

 EL Hada Celeste, guardó esta historia en su bolsa mágica, estaba contenta Carlos había comprendido, y siguió su camino en busca de mas cuentos.

Fin

Gracias a mis hijas Cristina y Raquel y a chema, sin ellos no hubiera escrito nunca estos cuentos.


El hada celeste y los inmigrantes

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Liana Castello

Liana Castello - “Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...” Ver Más

Testimonio de Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - “EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...” Ver Más

Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Comentarios

comentarios

paseo-por-un-dia-maravilloso
Paseo por un día maravilloso

Paseo por un día maravilloso. Cuentos largos para niños y grandes. Historias. Este día de otoño ya apareció! En sol frío...

Cerrar