¿Existen los fantasmas?

fantasmas

¿Existen los fantasmas? es un cuento de la colección cuentos de fantasmas de nuestra escritora de cuentos infantiles Raquen Eugenia Roldán de la Fuente sugerido para jóvenes y adultos.

Introducción a la serie “Sueños, voces y otros fantasmas”

¿Crees en los fantasmas y en las apariciones? ¿Alguna vez has tenido una experiencia en relación con este tipo de fenómenos comúnmente conocidos como “paranormales” o “parapsicológicos”? ¿O sabes de alguien que tenga algo que contar al respecto?

La mayor parte de las personas, si no es que todas, ha escuchado alguna historia narrada por alguien conocido, pero son muchas menos las personas que pueden contar algo vivido por ellas mismas.

Yo no he presenciado ninguno de estos fenómenos o sucesos como para ostentarme como defensora de su veracidad, pero me es difícil poner en duda lo que algunas personas me han contado, muchas de ellas bastante conocidas por mí como para dudar de su buen juicio o de su honestidad.

Digamos que mi credulidad se encuentra flotando en algún punto entre la certeza total y el escepticismo absoluto; no pretendo afirmar que existen estos hechos, pero de ninguna manera me atrevería a negarlos.

Hay muchos fenómenos, como el hipnotismo, la telequinesia o ciertas formas de telepatía que tampoco tienen una explicación racional. Estos fenómenos o “habilidades” han despertado curiosidad y han sido estudiados por algunos científicos, que afirman la existencia de la energía mental, fluido responsable de estos fenómenos.

No obstante, siguen siendo terreno de la parapsicología y no de la psicología o la física y la mayoría de los científicos los consideran poco serios. Se requieren más estudios e investigaciones verdaderamente científicas, experimentos y análisis que permitan demostrar su veracidad o, bien, desenmascarar su falsedad.

En este orden de ideas estaría, aun más al principio de la carrera, más “en pañales”, la investigación sobre las apariciones de fantasmas y “espíritus”. Me temo que hasta ahora no hay investigaciones que se puedan catalogar como serias y permitan, por lo tanto, demostrar científicamente estos fenómenos y hacerlos verdaderamente creíbles. En uno de los extremos de una línea imaginaria que represente la verosimilitud de los relatos de hechos “sobrenaturales” tenemos las supersticiones populares.

Son bien conocidas las consejas que van desde remedios populares increíbles hasta relatos de apariciones como la famosísima Llorona y sus múltiples versiones, o fenómenos conocidos popularmente como “mal aire”, “mal de ojo” o las limpias, y muchas otras formas de hechicería, tanto la magia blanca como la espeluznante magia negra; el uso del agua, de sartas de ajo y amuletos para protegerse del mal, o seres de vida tan extraña que hacen pensar en historias de brujería.

Y entre los relatos de fantasmas contados por la gente de los pueblos hay muchos demasiado absurdos, ilógicos e inverosímiles, y a pesar de ello abundan las personas que afirman que son reales.

Las “leyendas urbanas” son también relatos de apariciones y fantasmas que, posiblemente, han sido inventados o por lo menos deformados por la transmisión oral de unas personas a otras. Por ejemplo, la joven que aborda un taxi y pide que la lleven a un cementerio, donde se baja sin pagar, entra y no vuelve a salir. O la persona, hombre o mujer, que también en un taxi se hace llevar a un domicilio y, como no lleva dinero, entrega como prenda al chofer un anillo, una chamarra o un reloj, y le pide que regrese otro día a cobrar; cuando el taxista regresa le informan que dicha persona era la propietaria del objeto en cuestión, pero murió hace tiempo, mucho antes por supuesto del momento en que se subió al auto.

Muchos edificios o vecindades tienen su propia versión de La niña, una de las historias que aparecen en esta compilación y que, a pesar de su recurrencia, me decidí a incluir debido a que supe de varias personas que la habían visto en el lugar donde yo trabajé y del cual incluyo no sólo ésta sino varias otras anécdotas.

Otra de estas historias, que ha aparecido en diferentes versiones reiteradamente y podría considerarse como una leyenda urbana, es La confesión, la que también incluyo porque me la narraron como ocurrida a un tío abuelo de quien me la contó, el cual era sacerdote.

Son también bastante comunes los relatos de personas que dicen que por la noche “se les sube el muerto” y sienten la presión y el peso de algo, o de alguien, que no les permite moverse ni gritar, y apenas respirar; aunque podría tratarse de una pesadilla demasiado vívida, tanto que se confunde con la realidad, o bien un fenómeno nervioso o circulatorio del cuerpo en reposo que genera esa sensación.

Estoy convencida, por ejemplo, de que algunos conductores del Metro podrían hablar de apariciones; muchas personas han muerto ahí, suicidas o en accidentes diversos, y esos relatos bien podrían convertirse, también, en leyendas urbanas.

Existen narraciones de excursionistas de alta montaña que cuentan que, en algún momento en que se sentían abrumados por la soledad, impresionados por la altura, quizá mareados por el aire enrarecido o aterrados ante la idea de no hallar el camino de regreso y encontrar la muerte en las altas cumbres, sintieron una presencia invisible e inexplicable caminar junto a ellos.

Algunos, buscando una explicación que satisfaga sus creencias religiosas afirman que se trata de un ángel, el ángel de la guarda que cuida sus pasos; otros, prefieren suponer que son los fantasmas de excursionistas que subieron antes que ellos y murieron allá arriba, y de alguna manera protegen a sus compañeros de afición.

Otros más, por supuesto, afirman que sólo son imaginaciones, suposiciones de mentes acalenturadas, afectadas quizá por la falta de oxígeno. Hay muchas historias desconocidas que se platican en corros y en conversaciones informales. Independientemente de si se cree o no en las apariciones de fantasmas, por el gran atractivo que este tipo de historias encuentra en reuniones, en casi cualquier ambiente, me ha sido muy grato recopilarlas con la finalidad de narrarlas en forma de cuentos y relatos.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

¿Existen los fantasmas? es un cuento de la colección cuentos de fantasmas de nuestra escritora de cuentos infantiles Raquen Eugenia Roldán de la Fuente sugerido para jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios