Y de Belén llegó la estrella

Cuento infantil sobre la estrella de Belén

Y de Belén llegó la estrella. Cuento infantil sobre la estrella de Belén.

Y de Belén llegó la estrella es un cuento infantil sobre la estrella de Belén de la escritora Elena Ramírez Martínez para niños de ocho a diez años.

Se aproximaban las fechas navideñas, y el cielo lucía alborotado con sus miles de estrellas y luceros, todas esperaban a la gran Estrella, la que resplandecía desde tiempos memorables, e
inundaba con su luz y candidez el ancho cielo que cubría a los hombres.

Así todas las estrellas preparaban su cortejo para dar la bienvenida a la gran Estrella de Belén, qué orgullosas se sentían las pequeñas. Todas conocían su historia, y todas y cada una de ellas querían estar cerca de la Estrella de Belén.

Llegó la noche de Nochebuena y las estrellas preparadas formando una gran coreografía brillando, luciendo y embelleciendo el cielo que cada noche las acurruca, y mientras todas estaban situadas en su lugar específico, apareció inundando de una gran luminosidad nunca vista la Estrella de Belén.

Toda ella era hermosa, resplandeciente, y servía de guía a tantas y tantas personas que la necesitaban en la tierra que era de las estrellas la más importante que existía. Según la Leyenda, cuentan que nació el día de Nochebuena hace miles de años cuando uno de los ángeles de Ntro Señor la tomó con sus manos, y con su aliento divino la cubrió convirtiéndola en la Gran Estrella de Belén, que serviría de guía a todos los hombres para dar a conocer al Niño Jesús. Pero ella proseguía su camino año tras año, en el que orientaba a almas perdidas, almas dañadas, heridas, almas solas, las dirigía al encuentro del Niño Jesús, del niño que nace en nuestros corazones.

Mientras, en la tierra no todos estaban contentos por Navidad, estaba el pequeño Daniel que hacía tiempo había decidido tomar otros caminos muy alejados del correcto, y se dedicaba a robar, engañar a la personas, etc , no había tenido una buena infancia, desde muy pequeño quedó huérfano y quiso vivir su propia vida alejado de cuantas reglas le impartían en el Orfanato de Nuestra Señora de la Paz y Esperanza, había tenido una educación religiosa, más él por su propia cuenta decidió un buen día alejarse de todo cuanto conocía en busca de una mala libertad elegida.

No por ello dejaron de buscarle y buscarle en el Orfanato, ya que Daniel seguía siendo responsabilidad de las monjitas hasta su mayoría de edad. Y él en lo más profundo de su ser se sentía perdido, sólo e incomprendido en una sociedad que no lo terminaba de aceptar, y unas intimidaciones que hacían que él se sintiera más mayor de lo que realmente era.

Todo ello era observado desde hacía largo tiempo por la gran Estrella de Belén, a la cual una profunda tristeza le invadió por toda la desorientación que estaba sufriendo, así que decidió brillar para Daniel.

En el callejón más oscuro de la ciudad, se encontraba Daniel haciendo recuento de los alimentos que había robado para su especial cena de Nochebuena en la calle, ensimismado en sus propios pensamientos, de repente una gran luminosidad inundó el callejón, Daniel no podía ver absolutamente nada ante esa luz cegadora, pero se sintió pleno ante ese brillo.

Se sintió cálido y sin saber cómo, sintió como su pequeño corazón vibró de manera diferente, mientras esa luz cada vez se iba haciendo más tenue, desde la distancia observó dos figuras en la lejanía, creía que le resultaban familiares y ya cuando el halo de la Estrella iba desapareciendo, pudo ver que se trataban del Padre José y la Madre María del Orfanato, y él sin saber cómo ni por qué fue corriendo a su encuentro, y en sus brazos se rindió ante un llanto sin consuelo.

Mientras el Padre José acariciaba sus cabellos, la Madre María le miró con dulzura:

-Daniel llevamos mucho tiempo buscándote, nos tenías muy preocupados a todos tus hermanos, las madres y por supuesto al Padre José.

Daniel con todos su ojos cubiertos en lágrimas no sabía que decir sólo se le pudo escuchar:- Madre María lo siento mucho, así mientras se abrazaba fuertemente a ella empezó a escuchar a mucha gente que se aproximaban, abrió sus pequeños ojitos y vio a todos sus hermanos del Orfanato. Todos estaban allí y habían salido a su encuentro, todos se sumieron en un gran abrazo familiar, y el Padre José guiñándole al cielo dijo:

– Vamos Daniel para el Orfanato, para nuestro Hogar, ni tus hermanos, ni nosotros podíamos celebrar la noche de Nochebuena sin uno de nuestros hijos.

Daniel en todos los días de su vida se había sentido tan reconfortado, volvía a casa, con su gran familia, y sabía que lo había echado todo de menos, y hasta ese día no entendió el verdadero significado de la palabra FAMILIA.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Y de Belén llegó la estrella es un cuento infantil sobre la estrella de Belén de la escritora Elena Ramírez Martínez para niños de ocho a diez años.

Imprimir Imprimir

Comentarios