Simón, el duende gruñón

Simón, el duende gruñón

Simón, el duende gruñón

Simón, el duende gruñón. Liana Castello, escritora argentina. Cuentos infantiles en rima.

Un duende particular era Simón, sin dudar.

Le era difícil reír, como también sonreír.

Con todos se molestaba y por todo protestaba.

La expresión de su carita no era del todo bonita.

A sus amigos gritaba y a los que no, ignoraba.

Muchos duendes murmuraban y otros se preguntaban:

¿Qué tendrá este pequeño? ¡Vaya que tiene mal genio!

¿Qué pasa con este duende? ¿Por qué se molesta siempre?

Un día alguien se cansó, se acercó y le preguntó:

¿Podríamos ayudarte? Quisiéramos alegrarte.

¿Por qué nunca estás contento?, preguntó con desconcierto.

Y de repente, Simón pudo abrir su corazón.

Alguien se había acercado y se había preocupado.

Conmovido por el gesto, Simón se puso contento.

Y dijo: No soy feliz, no me gusta mi nariz,

es grande y puntiaguda ¡Es la más fea, sin duda!

El duende que lo escuchaba no entendía nada, nada.

¿Todo por una nariz? ¿Por eso no eres feliz?

No es suficiente motivo para estar tan compungido.

No te aceptas tal cual eres. ¿Una cirugía quieres?

No es una alternativa pues no cambiará tu vida.

¡Tu alma y tu corazón son lo que importa, Simón!

Ni una nariz ni dos ojos valen todos tus enojos.

¡Vaya que tienes razón!, gritó contento Simón.

Desde ese día es feliz y hasta quiere a su nariz.

Comprendió que aceptar es una forma de amar.

Y guardó en un cajón esos días de gruñón.

Fin

©Copyright Liana Castello 2012

Todos los derechos reservados

 

Simón, el duende gruñón. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda.

Imprimir Imprimir

Comentarios