El duende del baúl

El duende del baúl

El duende del baúl

El duende del baúl. Cuentos de duendes.

Hoy abrí el viejo baúl lleno de papeles amarillentos duendes y cascabeles.

Encontré el viejo cuaderno de tapas duras entre los colores de las palabras, poemas y cuentos para niños.

Junto con todo eso estaba aquél duende verde que me dijo riendo_ Si me das una moneda de oro te ayudo a escribir un cuento. Como yo moneda de oro no tenía le ofrecí un botón dorado de un viejo abrigo.

Quedó conforme y comenzó a dictarme el cuento…

Había una vez un Rey que no creía en los duendes y además no sabía contar cuentos… Un día se le cayó un anillo de oro y buscó por todos lados, cuando ya estaba desesperado pues el anillo era de su esposa, se encontró con un duende azul que sin decir palabra le entregó el anillo. El duende le entregó una olla y le dijo deberás llenarla con monedas de plata.

Desde ese momento el Rey comenzó a juntar monedas pero la olla parecía no tener fin, nunca se llenaba. A los pocos días el duende regresó y le pidió el anillo. ¿Para qué? Si te doy a cambio la olla con monedas de plata ¡no la puedes llenar! le dijo el duende pícaro. Pero como el Rey era astuto se dio cuenta de quién se llevaba las monedas, que no era otro que el duende azul. Al día siguiente trajo el Rey una olla llena de monedas de plata Pero…dijo el duende. Sí… dijo el Rey. Guardé una para mí cada vez que colocaba una en tu olla. Voy a contarlas y las que te llevaste te las descuento, así que el duende azul se fue con la olla por la mitad.

Quedé temerosa de que el duende verde venga a pedir más botones… Terminaría de entregar todos los botones de los abrigos, pero aquél amigo verde era honesto y solo me pidió que lo nombre al final del cuento que de hecho fue él quien lo narró. Esto es verdad y no miento como me lo contó lo cuento.

Nota: El duende verde se llama Lechugo

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios