Chancholandia

CERDOS ANIMADOS

Chancholandia es uno de los cuentos infantiles para niños de la colección cuentos de cerditos escrito por Ana María Ermina sugerido para niños a partir de seis años.

Había una vez una chacra en la que vivía una hermosa familia de chanchitos blancos. Su gran chiquero estaba ubicado sobre la calle que lleva su pueblo cercano, llamado Chacabuco.

Esta familia está formada por mamá Chanchán, papá Chanchén y sus tres hijitos. Chanchín, Chanchón Chanchún. Ellos eran muy compañeros porque habían nacido todos juntos, en la misma camada, un día ocho pero no se sabía de qué mes ni que año.

Los tres chanchitos siempre conversaban sobre cómo sería ese pueblo cercano, qué había y cuán interesante sería conocerlo. Sabían que para llegar bien debían salir al camino y caminar por él, cosa que estaba prohibida por mamá Chanchán y papá Chanchén. La pregunta que se hacían era:

– ¿Por qué no podemos salir de nuestro chiquero y conocer ese pueblo?

Lo que no sabían era que sus papás trataban de protegerlos de ese peligro que corrían si se acercaban. Un día, pidieron permiso para salir del chiquero y jugar en la fresca hierba verdosa.

Después de muchas recomendaciones mamá Chanchán otorga ese permiso. Y como la noche anterior habían tramado escaparse para lograr su objetivo dijeron:

-¡Ésta es la mejor oportunidad que tenemos!

Entonces se acercaron a la calle y pasando entre los alambres llegaron al tan deseado camino. Ya en él, uno al lado de otro caminaron hacia el pueblo. Cuando iban por la mitad del recorrido vieron una chata vieja conducida por el señor chanchero, que era el dueño de la chanchería del pueblo. Éste, al ver los tres chanchitos pensó:

– Estos son para mi negocio. Los venderé muy bien porque su carne es muy sabrosa.

Y mientras chicleaba su chicle mentolado sacó su escopeta y la cargó con varios cartuchos. Cuando les apuntó, ellos se dieron cuenta que los quería matar y comenzaron a correr haciendo zig-zag, hasta lograr pasar entre los alambres y entrar nuevamente en la chacra.

– ¡Qué susto! ¡Qué susto! – repetía Chanchín al ser observado por un chajá chusma que no paraba de reír. Mientras Chanchón se dirigía hacía una planta de maíz para esconderse en la chala de un amarillo choclo. Y Chanchún desesperado buscaba con su mirada el chalet del dueño de la chacra para usarlo como escondite.

Pasado este mal momento, se dirigieron a su chiquero. Allí estaba papá y mamá, al verlos sin aliento y con caras tristes, preguntaron:

– ¿Qué les ocurrió? Con vergüenza por desobedecer, contaron todo lo ocurrido.

Entonces papá Chanchén, con un fuerte cuchi-cuchi, les ordenó sentarse en una chapa del chiquero y ubicándose frente a ellos les explicó que esto que habían hecho era una chanchada. También les dijo que cuando los papás no le dan permiso es porque algo malo puede ocurrirles.

Además, que ellos los amaban tanto que no querían que sufran ningún dolor. Y en este caso desobedecer la orden casi les costó la vida. Mientras tanto mamá Chanchán los miraba con gran cariño, ese que tienen las mamás y les dijo:

– Ya escucharon a papá, no deben escaparse de nuestro hogar. ¿Lo prometen?

– Si, si, si – respondieron con tristeza.

– Entonces vengan a chupar la teta.

Y ellos corrieron entre sus patas mamando su rica leche mientras pensaban:

– ¡Nunca más haremos chanchadas y escucharemos los consejos de papá y mamá! Colorín, colorado, este cuento se ha acabado y de ese día los tres chanchitos convirtieron su chiquero en la gran ciudad: CHANCHOLANDIA

Fin

Chancholandia es uno de los cuentos infantiles para niños de la colección cuentos de cerditos escrito por Ana María Ermina sugerido para niños a partir de seis años.

Imprimir Imprimir

Comentarios