Un árbol verde con una rama azul

Un árbol verde con una rama azul

Un árbol verde con una rama azul

Un árbol verde con una rama azul. Evangelina López, escritora argentina. Cuentos cortos sobre árboles.

Era un pueblo feliz y tranquilo. En el centro había una plaza y en el centro de la plaza su mayor atracción: un árbol verde con una rama azul.

Los niños jugaban a su alrededor carreras y juegos de pelota y las niñas rodeaban al árbol con sus rondas de antiguas canciones que las mamás les habían enseñado.

Así pasaron muchos años, los niños crecieron y vinieron otros niños, sus hijos y nietos. Entonces, los niños sólo jugaban al futbol, imitando a los jugadores famosos de la televisión, y las niñas se reunían a admirar a sus muñecas todas rubias e iguales compradas en el supermercado.

Un día el árbol se secó pero, milagrosamente, la rama azul quedó intacta. Pasaron varios meses hasta que a un anciano del pueblo se le ocurrió la idea de revivir al árbol con una rama azul.

Para esto llamó a un comité de expertos jardineros que llegaron de todo el país. Después de algunas horas de debate el consejo decidió: Este árbol necesita agua pero agua muy limpia de un río con peces de cristal.

Así fue como los hombres del pueblo salieron a buscar aquella agua de aquel río de peces cristalinos. Eran los viejos- niños que jugaban alrededor del árbol antes de la televisión.

Pasaron unos meses y un día llegó la noticia de que los hombres estaban por llegar. Nadie sabía si habían encontrado o no aquel río hasta que se los vio avanzar por la ruta con sus vasijas que ahora parecían pesar.

Las mujeres y los niños se reunieron alrededor de árbol con una rama azul y como en una ceremonia de bautismo se pasaban entre todos las vasijas y salpicaban con unas gotas al viejo árbol.

Esta historia pasó hace mucho tiempo pero pudo saberse, ya que todavía algunos ancianos recuerdan el final, que el árbol revivió al fin y, desde entonces, todas sus ramas fueron azules.

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios