Tom, Toby y la Caperuza Azul

Tom, Toby y la Caperuza Azul. María Cristina Molina, escritora argentina. Un cuento sobre mascotas, basado en una historia real. Erase una vez, en una casa grande, en donde todos los días jugaban dos seres. Uno se llamaba Toby y el otro Tom. Eran dos perros pequeños. El primero se caracterizaba por ser saltarín, juguetón […]

Resulta interesante también:

Mascota para días grises
Nuestra querida Gari

Tom, Toby y la Caperuza Azul. María Cristina Molina, escritora argentina. Un cuento sobre mascotas, basado en una historia real.

Erase una vez, en una casa grande, en donde todos los días jugaban dos seres. Uno se llamaba Toby y el otro Tom. Eran dos perros pequeños. El primero se caracterizaba por ser saltarín, juguetón y corría como un ventarrón. El otro era todo lo opuesto, con la lentitud y tranquilidad que le daban los años, disfrutaba del cariño que el más joven le brindaba todos los días.

Lamentablemente, una tarde del mes de junio, Tom enferma y muere. Es entonces, cuando Toby comienza a sentir la soledad y la tristeza al no tener a su lado su tan querida compañía. Para calmar su pesar, sus amos le brindaban todo el afecto posible. Fue así como Toby pasó a ser el mimado del hogar. Pero a fines de una primavera aparece en escena alguien que cambiaria las vidas de Toby y la de sus amos para siempre.

Este diminuto ser, con la apariencia de un pequeño peluche, de pelo suave como el algodón, de color habano, con ojos de tono café, un pequeño hocico marrón y con un andar gracioso y elegante haciendo honor a su raza evidenciando la presencia de toda una “dama”. Perdida y asustada llego una tarde donde Toby habitaba. Sus amos al verla tan indefensa y desamparada quedaron conmovidos y decidieron darle alojamiento transitorio.

Lo que ellos no imaginaban es que seria para siempre. ¿Que sucedió entonces? Sin darse cuenta, Toby paso a segundo plano, y pensó: “Yo que era dueño de este lugar, que era feliz y tenía una vida tranquila ahora soy ignorado”. El ardía de celos y rebeldía. No comía, lloraba y hasta repentinamente comenzó a perder su hermoso pelaje negro.

Sus amos ante esta situación trataron de buscar solución a este dilema, estando más tiempo con el fin de calmar su estado. Los días transcurrieron y al llegar el invierno los problemitas de celos acabaron. La actitud de sus dueños hacia Toby hizo que se recuperara y comenzara a compartir su vida con esta hermosa y delicada “Princesita”, nombre dado hasta ese momento desde que había llegado a ese hogar.

Su amo, carpintero de oficio, le hizo una cómoda y pequeña cama de madera adecuada a su tamaño, que cubrió con un acolchado azul. Un día de frio invierno, la cobijo con una capucha de lana azul. Su ama al ver la diminuta cabecita, sus ojitos café y su pequeño hocico sobresaliendo de este abrigo, quedo tiernamente fascinada por tanta dulzura y decidió darle definitivamente el nombre que lleva hasta hoy, “La Caperuza Azul”.

Fin


Tom, Toby y la Caperuza Azul

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Testimonio de Giuliana Gaona

Giuliana Gaona - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Testimonio de Gladys Gutirrez Fernndez

Gladys Gutiérrez Fernández - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
la diabetes va a la escuela
La diabetes va a la escuela

La diabetes va a la escuela. La diabetes es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la edad pediátrica....

Cerrar