La rata turista

Cuentos de ratas

La rata turista es uno de los cuentos de ratas escrito por Ángel Javier Castro Sánchez sugerido para niños a partir de los ocho años.

Una rata hambrienta, que no hallaba su queso parmesano en las casas de los pobres, al oír que en la marisquería “El Muelle del Pescado” podía satisfacer el gusto a su fino paladar, tomó una decisión.

Sin más demora subió a un autobús, que en un cerrar y abrir de ojos le depositó frente aquel establecimiento, adornado de bellas figuras marítimas y bañado por las refrescantes brisas del mar.

Sin más preámbulos, el astuto roedor ascendió de incógnito por la cañería colateral del local, e internándose en uno de los ambientes vidriados del segundo piso, veía cómodamente transitar a los cocineros y mozos que no se percataban de su colosal presencia.

Al minuto, sin embargo, su atrevido hocico adornado de arqueados bigotillos alargó hacia abajo y luego saltó en redonda sobre la mesa donde yacían los variados platos marinos de gran precio. ¡Oh! su paladar quedó encantado con el exquisito “tiradito de kamisaqui” que ya embadurnaba su vientre con la jugosa carne del crustáceo.

Sin embargo, el singular plato se aprestaba a volar a una de las mesas, donde unos señores de figura rechoncha esperaban “su pedido”. En ese momento, el animal reconoció que aquellos tipos eran los mismos que le echaron de su cocina a palazos.

Dominada por la cólera, la rata, dio un furibundo golpe al platón florido, que al resonar, los comensales, llenos de estupor, vieron a la bestia dando saltos de alegría alrededor del plato, celebrando con su movediza cola “su desquite justiciero”.

Entonces ocurrió que la gente, pegando un grito siniestro, abandonó el lugar, cuando la hora del almuerzo ya asomaba su nariz bajo la sombra de los altos y elegantes ficus de la urbanización residencial.

Fin

Cuento sugerido para niños a partir de ocho años

La rata turista es uno de los cuentos de ratas escrito por Ángel Javier Castro Sánchez sugerido para niños a partir de los ocho años.

Imprimir Imprimir

Comentarios