La araña Castaña



La araña Castaña. Kike el Duende, escritor español. Cuento infantil.

La araña Castaña

-¡Aaahhhhhhhh!- ¡Una araña a cinco centímetros de mi nariz! Os presento a la nueva inquilina de la luna, es una pequeña araña a la que llamamos “La araña Castaña”.

A mí no me gustaban las arañas, por eso, cuando el pasado jueves la descubrí haciendo puenting en una esquina de mi habitación, cogí inmediatamente una escoba. A latir más fuerte se puso mi corazón cuando ella, a mí, no me prestó ninguna atención.

En ese preciso instante Luna me llamó, la araña se asustó y en su minúsculo escondite ¿qué iba a hacer?, pues se escondió.

-Te quería decir, Anaïs, – me habló Luna – que tenemos una nueva amiga, llegó esta mañana y es una pequeña araña. Le ofrecí cuatro sitios para vivir: Una escalera vieja que en la cara oculta tengo apartada. Un oscuro rincón a donde no puede ir el sol. Cualquier cráter que ella escogiera para que se escondiera si quisiera. Y por último, tu habitación.

-No me lo digas Luna lunera, ¡ha escogido mi habitación!

-¿Y cómo lo sabes, acaso ya os habéis encontrado?

-Bueno, digamos que me tropecé con ella. Te lo cuento y así puedo decir que ya te lo habré contado. “Me desperté y como siempre, después de desperezarme, me levanté, me acerqué a la ventana para ver qué día hacía y…-¡Aaahhhhhhhh! – ¡Una araña a cinco centímetros de mi nariz! Cogí la escoba para acabar con su vida pero tú, mi queridísima Luna, apareciste recién levantadita de tu cuna “ El caso es que después de que Luna me diera unas buenas explicaciones durante el desayuno, ya me convenció de que tenemos una nueva compañera, quiera yo o no quiera.

Ya no le tengo miedo porque ya no le tengo miedo. Me confesó que le gustaría aprender a bailar pero, por tener tantas patas, siempre termina a trompicones y a gatas. Me acosté una noche con una sola cosa en la mente: – he de enseñar a bailar a nuestra querida amiga, la araña, porque es un poco patosa y no se aclara -.

Después de mucho pensar se me ocurrió una manera de enseñarle a bailar. Con ocho patas sé que es difícil pero creo que con esta idea aprenderá. Al día siguiente la llevé al bosque y cogimos, ni más ni menos que ocho pequeñas castañas. Al volver a casa le até una castaña debajo de cada pata y sin darse cuenta, para no perder el equilibrio, ya estaba muy contenta bailando una canción lenta. Vestida con un hermoso traje y una diadema de plata, bailaba por todas las esquinas aunque a veces se le escapaba alguna pata.

Desde entonces todos le llamamos “La araña Castaña” Ya no le gusta hacer telarañas, al contrario, si alguna encuentra, se la guarda para hacerse alguna bufanda o una pequeña bata. Bailando recorre la luna y con una escoba de broma barre todos los rincones para que no haya porquería y no aparezcan ratones.

En fin, te cuento por ejemplo, que la araña Castaña se levanta un poco tarde porque se queda por las noches a contar estrellas fugaces, no atrapa mosquitos para comer y con todos hace las paces. Cuando hace mucho calor nos aparece en bikini y nos dice que le apetece un trago fresco. Se acuesta en una tumbona a la sombra de la sombrilla de un paragüero, que como dice la canción, solo se utiliza de septiembre a enero.

Después se lava la cara con agüita moviendo muy rápido las dos primeras patitas, con las segundas se seca y con dos más, que ya son seis, se coloca las castañas en su propios pies, y…a bailar se ha dicho. Baila durante todo el día y nos hace recados, te la puedes encontrar en cualquier esquina escondida o también a tu lado. Se duerme sentada o tomándose un gran helado. Muchas veces se pasea por la tierra, así que si la ves, no le tengas miedo, dale saludos de mi parte y fíjate en sus pies.

Ya sabes cómo reconocerla, no hace telarañas y pasea bailando sobre ocho castañas, sobre todo por las mañanas. Dile entonces, sin presentarte ni nada:

-  ¡Hasta luego, araña Castaña!

Fin

Hacemos tu vida más fácil, hablamos de lo que importa. Red Estrategia.


Temas Relacionados

  • Cuento de primavera

    Cuento de primavera. Flor Lesli Morgan Ortiz. Cuentos infantiles. La primavera ha llegado a estos campos, mustios y pardos, y los recorre al...

  • Garabato y la Luna

    Garabato y la Luna. Dolores Espinosa, escritora española. Cuentos infantiles. El gato Garabato -que duerme en un zapato- salía cada noche al...

  • El gran milagro

    El gran milagro. Milagros Rodríguez, escritora española. Cuentos infantiles de animales. Cuentos infantiles de gusanitos y mariposas. En...

  • Lola la gaviota atrevida

    Lola la gaviota atrevida. Karen Krik, escritora argentina. Cuento infantil de animales. Cuentos de gaviotas. Esta historia ocurrió hace...

  • La mosca chosca y la bombilla más pilla

    La mosca chosca y la bombilla más pilla. Kike el Duende, escritor español. Cuento infantil. Cuando cae la noche, en las calles, en las...

  • El abrigo

    El abrigo. Ángel Jiménez, escritor. Perteneciente al proyecto Cuentos para Crecer. Cuento infantil. Para Jeremías, su abrigo era el más...

  • Mis manos son pequeñas

    Mis manos son pequeñas. Elizabeth Segoviano, escritora mexicana. Cuento infantil. Ilustración de Kei Acedera Dicen mamá y papá que...

  • El cráter de los sueños

    El cráter de los sueños. Kike el duende, escritor español. Cuentos infantiles. Extraído de libro “Desde los cráteres a la...


Artículos similares a: La araña Castaña
Publique sus cuentos en EnCuentos.com

¿te gusta 'La araña Castaña'?





Términos Relacionados


, , , , , , , , , .

Cuentos Infantiles. Recursos educativos. La salud de los niños.

Imprimir Imprimir


espacio de publicidad
Conducta Vial