¡Estar viva era lo mejor!

ORUGA ANIMADA

¡Estar viva era lo mejor! es uno de los cuentos de orugas de la colección cuentos de animales de la escritora Sara Cartes Muñoz  sugerido para niños a partir de siete años.Había una vez un gran huerto cuidado con mucho amor y dedicación, por don Sofanor.

Cultivaba grandes repollos, olorosas zanahorias, verdes cilantros, brillantes acelgas, anaranjados zapallos, y unas hermosas lechugas.

Asida al fresco revés de una hoja de ellas, estaba el grueso cuerpo de una brillante oruga verde, comiendo con avidez.

_ ¡Crunch! ¡Crunch! ¡Crunch! Sus mandíbulas no cesaban de morder. Era su ocupación de todo momento. Su cuerpo crecía con rapidez y ya había mudado dos veces su piel.

De pronto, se escuchó muy enojada la voz de don Sofanor:

_ ¡Ohhh, pero ¿quién hace estos agujeros en mis lechugas?! _ gritó.

Una a una fue minuciosamente revisando cada hoja, mientras la oruga permanecía inmóvil para no ser descubierta.

Mas, de pronto, sintió que unos dedos tibios la cogieron y ella continuó pareciendo como sin vida.

Después de un corto tiempo, sintió que la depositaban sobre una superficie diferente.

Esperó otros minutos. Cuando nada escuchó ni se movió, comenzó a estirar su blando cuerpo verde. Ahora estaba sobre una áspera hoja de una planta de yuyo.

_Me sacaron de las hojas suaves, tiernas y jugosas de las lechugas _pensó.

Pero no importaba, se había salvado gracias a la bondad de don Sofanor.

¡Había estado a punto de perder la vida, y ahora, estar viva, era lo mejor!

Entonces, rápida y urgentemente avanzó estirando y encogiendo su verde cuerpo, hasta encontrar una hoja tierna, que pronto, bajo el incesante morder de sus mandíbulas, desapareció.

Fin

¡Estar viva era lo mejor! es uno de los cuentos de orugas de la colección cuentos de animales de la escritora Sara Cartes Muñoz  sugerido para niños a partir de siete años.

Imprimir Imprimir

Comentarios