El viento y el búho

El viento y el búho

El viento y el búho

El viento y el búho. Kike el Duende, escritor español. Cuento infantil.

Se levanta cuando muchos se encuentran con los sueños, el búho vigila, estudia la manera más correcta de que la naturaleza funcione, con los ojos bien abiertos cuenta las hojas del árbol más cercano para no aburrirse, calcula la altura y las distancias para comentárselo a las ardillas, a los pájaros o a cualquiera que pase por delante.

Escoge el mejor sitio para que los gusanos construyan sus capullos y convoca, bastante a menudo, las reuniones del arbolario, más para reafirmarse en su sabiduría que para aconsejar sobre lo que ocurre cada noche, no cada día. Cuando me acerco a él y lo envuelvo, entre las plumas le hago cosquillas y eso a él le encanta.

Hola, soy el viento, camino en zig zag entre las ramas y me siento a su lado, muchas veces no me escucha llegar, entonces, y para mi sorpresa, descubro algo que ignoraba, casi todas las noches el señor búho echa una cabezadita a eso de las cuatro de la madrugada, sin cerrar los ojos baja las persianas de la conciencia y descansa, piensa sobre los dibujos que forman las estrellas para adivinar el tiempo y graba los sonidos de la noche, guarda todo en bolsas imaginarias que cuelga por las ramas de los árboles cercanos, en las conferencias acude a ellas para recuperar información y así asombrar a quiénes le escuchan.

Bajo las plumas almacena mil fotografías, nunca las enseña, pero si le preguntas te descubre muchos secretos del bosque, cuando sale la luna me cuenta historias, siempre las disfraza con un rocambulismo que a veces creo que se las inventa, yo no le digo nada.

Está amaneciendo y me voy, las hojas parecen pegadas en el paisaje y el búho ha desaparecido, nunca me dice dónde se esconde para pasar el día, quizás por eso, alguna tarde soplo tan fuerte que pretendo sorprenderle durmiendo en cualquier rama o entre aquella espesura del fondo del bosque.

Hay quién dice que estudia en las cuevas, que baila con los murciélagos y que teje con las arañas, otros dicen que toca el violín desde la rama más alta de su montaña, por eso nadie le escucha. Por la noche, sí.

Fin

 

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El viento y el búho. Literatura infantil y juvenil, cuentos que no pasan de moda. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender leyendo.

Imprimir Imprimir

Comentarios