Un ángel sin alas – Capítulo III

Un ángel sin alas - Capítulo III

Capitulo III

El ángel caminó durante todo el día por el centro la ciudad y al llegar la noche comenzó a pensar que ése no era precisamente un lugar donde pudiesen estar sus alas.

La gente corría demasiado, nadie se escuchaba, se atropellaban y tenían un gesto serio, como si la alegría no pudiese habitar allí

– ¡Con razón debemos proteger a las personas! – Pensó – todos están muy solos.

Pasó la noche bajo un árbol y no bien amaneció se dirigió al bosque que lindaba con la ciudad. Se respiraba otro aire, había libertad, flores, plantas, animalitos felices.

Sin dudas, era un buen lugar para encontrar sus alitas y recibirse de ángel hecho y derecho. Al adentrarse en el bosque, se encontró con una ardilla que no paraba de comer nueces, una tras otra.

– ¿Quieres una nuez? – preguntó muy amablemente la ardillita.

– No gracias – contestó el angelito

– Por casualidad ¿No has visto un par de alitas?

– ¿Alitas de mariposa? – preguntó la ardilla, al tiempo que masticaba su décimo quinta nuez.

– No precisamente, busco mis alitas, soy un angelito y no las tengo.

– ¿No se las habrá comido el lobo feroz? Si le apetecen las abuelas, con más razón podría apetecer tus alitas, que sin duda, serán más blanditas – contestó la ardilla.

Luego agregó:

– ¿Sabes? Es extraño el lobo, no come nueces.

– No, sin dudas, no fue el lobo. Cuando desperté de mi primer sueño ya no las tenía. Es más, jamás las tuve creo, no estoy muy seguro.

– ¿Y cómo se puede perder algo que jamás se tuvo? – Preguntó algo confundida la ardilla mientras seguía masticando.

– Tienes razón, no las busco por perdidas. Debe haber habido un error, es extraño haber nacido sin alas, yo creo que en algún lado han de estar.

– Si tu lo dices – comentó la ardilla – ¿seguro no quieres una nuez? Digo, mientras buscas, te alimentas.

– No gracias – Seguiré buscando.

Continuará:

Capítulo I

Capítulo II

Ilustraciones de Nuria Jiménez.

 

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Un ángel sin alas – Capítulo III. Literatura infantil, cuentos que no pasan de moda. Lecturas para niños de primaria. Historias para aprender leyendo.

Imprimir Imprimir

Comentarios