El amigo invisible, el ángel custodio

El amigo invisible, el ángel custodio

El amigo invisible, el ángel custodio

El ángel custodio. Cuentos sobre ángeles para niños.

¿Quién dijo que no existe el amigo invisible?

Que acompaña tus sueños recónditos y revisa pensamientos escondidos.

Quien te protege las 24 h. de cada día, de cada semana, de cada mes, de cada año hasta el último microsegundo de la vida.

Quien aparece vigilando tus pisadas y te ayuda a encontrar la ruta cuando estás perdido, apareciendo como luciérnaga o como un flash haciendo cambiar las cosas disparatadas, capaz de viajar por rincones inimaginables de este mundo y aun así su corazón revolotea tan cerca al tuyo, que siente por triplicado tus emociones. Imagínate si fuera humano, ¡con tanta emoción le daría infarto!

Entonces matemáticamente sería así :

alegrías al 3
sorpresas al 3
deseos al 3, espantos al 3,
penitas al 3

y todo lo demás “ X3 “ (equis al cubo)…excepto el enojo al 3, porque si te ve muy enojado, entonces se pone enérgico desde la punta de la aureola hasta la punta del dedo meñique del pie, implorando tan solo para que cambies de cara y aprendas a mirar con amor.

Nunca se cansa de orar incesantemente por ti, le gusta que lo invoques, inventándole un nombre que te guste, contándole lo que te ocurre y pidiéndole su protección y cuidado, entonces se vuelve el mejor amigo invisible que puedas haber conocido.

Arropa esperanzas de recogerte un día y llevarte al juego de invisibles, pero para eso habrá que esperar un poco, al final de este viaje cuando lleve tu equipaje en un cofrecito de cristal, para que irradies tu luz de amarillo duradero.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios