El amor a los ocho

El amor a los ocho

El amor a los ocho

El amor a los ocho. Cuentos infantiles cortos.

“Cuando el amor aparece, te duele la panza”. Eso había escrito Cecilia en una hoja del diario que le habían regalado sus abuelos.

Era la primera vez que el rubor le pintaba las mejillas cuando Nicolás la miraba.

Él era un compañero de la escuela, pero para ella, su galán secreto. Se conocían desde la salita de tres y habían crecido juntos. Ahora tenían ocho años y era la primera vez que ella tenía sensaciones nuevas. Algo le pasaba y quería saber qué era. Cuando regresó del colegio pensó en hablar con su mamá, aunque le daba vergüenza, sabía que ella le diría la verdad. Respiró hondo y mientras comían unos fideos con salsa de tomate, le contó todo.

— ¿Qué pasa cuando la gente se enamora mami? –Preguntó.

— ¿Cómo? –dijo la mamá

Mientras conversaban, Cecilia le pidió que esa conversación fuera un secreto entre las dos y su mama lo prometió pero no pudo menos que volver a su niñez. Sintió las mismas sensaciones de su hija y recordó a Manuel.

Despacio y sin que aquella sensación la abandonara, sacó de la heladera el bol de ensalada de frutas.

Todavía faltaba mucho para que el padre de Cecilia llegara. Cuando no quedaba ni una sola frutilla, la mamá se levantó y lavó los platos. La niña, todavía sentada, dibujó un corazón en el que escribió: “CECILIA Y NICOLAS: igual a AMOR”

Cuando su mamá la vio, la dejó soñar. Se sentía reflejada en su hija y eso la hacía feliz. Con el corazón en la mano, la niña corrió a su cuarto y lo colgó en la puerta del placar. Volvió a la cocina y abrazó a su mamá.

Terminaron la tarea del colegio y esperaron a Manuel para cenar. Manuel era el papá de Cecilia y era aquel compañero de colegio del que su mamá se había enamorado por primera vez.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin
Copyright © 2012. ® Claudia de Angelis. Todos los derechos reservados—

Imprimir Imprimir

Comentarios