Buscando un tesoro

Cuento buscando un tesoro

Buscando un tesoro. Cuento buscando un tesoro.

Cuento buscando un tesoro es uno de los cuentos del escritor Alberto Suarez Villamizar. Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

“Morgan recibió informes que lo alertaban sobre la presencia de barcos enemigos en las cercanías de la isla donde había desembarcado días atrás, su instinto le indicaba que él y su fortuna estaban en peligro, por tal razón ordeno a diez de sus hombres cavar un foso en bosque cercano a la playa para esconder allí su riqueza producto de las tomas y saqueos a varios puertos del Caribe, y representada en monedas y joyas de oro. Luego que los hombres cumplieran su misión, los mató a todos y lanzó sus cuerpos al mar, así nadie conocería su paradero.

Morgan huyó de la isla burlando el cerco enemigo y murió años después sin poder regresar a recuperar su fortuna, desde entonces cientos de “cazadores de tesoros” han buscado el tesoro del pirata Morgan sin poder hallarlo”

Esta historia leída por su madre en su niñez se gravaría en su mente, y durante muchas noches soñaría haciendo excursiones a aquella isla del Caribe en busca del tesoro enterrado cerca a alguna de sus playas, quizás logrando encontrarlo abandonaría su pobreza.

-¿Si yo lograra encontrar ese tesoro? Decía muchas veces.

– ¡Vale la pena intentarlo! -, le decía su madre, ¡de verdad vale la pena!

Entre juegos y sueños de riqueza y aventuras pasaron los años de su infancia. Con el tiempo, terminó sus estudios, y cuando casi había olvidado la historia del tesoro del pirata Morgan le ofrecieron un trabajo en aquella isla donde el pirata escondió su botín.

-¿Si yo lograra encontrar el tesoro?

.Recordó sus sueños de infancia y no dudó en aceptar el trabajo, para tal vez así poder cumplir sus anhelos de riqueza.

¡Vale la pena intentarlo, de verdad vale la pena! Recordaba las palabras de su madre.

Emprendió el viaje con una maleta con sus pocas pertenencias, pero llena de ilusiones, lo intentaría todo, sería incansable, no desistiría en su empeño de encontrar aquel tesoro. Al llegar inició las pesquisas, en las noches frecuentaba sitios donde pudiera obtener información. Se reunía con los pescadores nativos y personas mayores que le pudieran aportar algo que lo condujera por el camino de la fortuna de Morgan, elaboraba croquis con los datos obtenidos sobre las cacerías anteriores.

Los días de descanso hacía exploraciones en los lugares en los cuales no habían buscado anteriormente. Con cada observación llenaba libretas con apuntes, y elaboraba nuevos mapas de los sitios visitados, en su afán de encontrar la fortuna enterrada por los hombres de Morgan. Con entusiasmo esperaba el fin de semana.

Fue un día al regresar de su faena de exploración, cuando en una calle de la ciudad ocurrió todo:

-¡Hola buscador de tesoros!- dijo ella a manera de saludo.

-¡Hola!,- contestó él, bastante sorprendido ante la cercanía de aquella mujer de ojos del color del mar y rubia cabellera que hacía días estaba viendo conducir un auto deportivo.

-¿Por qué trabajas tanto, aún en fines de semana? ¿No tienes nada más que hacer?, o ¿no tienes con quien estar?

-Me gusta lo que hago -contestó, aunque sin mucha seguridad, ya que esta mujer lo ponía nervioso.

– Te invito a que pasemos juntos el próximo fin de semana, dijo ella despidiéndose y siguiendo su camino.

Durante la semana estuvo esperando la llegada del sábado, pensando en aquella mujer que tanto le impactara desde que la vio por primera vez, y que ahora lo invitaba a salir.

Ese día salieron a las playas y visitaron algunos sitios de interés, que hasta entonces no conocía. Estuvo muy contento en su compañía. En los días siguientes compartieron sus ratos libres, y empezó a sentir que ahora tenía a alguien en su vida. Con el paso del tiempo su amistad se fortaleció de tal manera que decidieron establecerse como pareja.

Y sintió que por primera vez en su vida era feliz.

Años más tarde recordaría sus días de búsqueda de aquella famosa riqueza escondida en algún lugar de la isla. ¿Habría estado perdiendo el tiempo? ¡Existiría realmente el tesoro? o ¿Sería aquella mujer su fortuna? Deseo tener un hijo para que continuara la búsqueda, ……pues él no buscaría más.

Fin

Cuento buscando un tesoro es uno de los cuentos del escritor Alberto Suarez Villamizar. Cuento sugerido para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios