Amor duradero

Amor duradero. Niña escritora de Mexico. Cuentos de amor.

amor duradero

En Puertas del Cielo, un pueblito con árboles de manzanos, naranjos y viñedos, en donde vive gente pobre y honrada, hay un castillo en el que vive un príncipe apuesto, caballeroso, valiente, guapo y gentil que parece un ángel. En este pueblo vive una joven muy bonita que vive sola en una casa muy humilde.
Ella, para no tener problemas con la gente del pueblo, casi no sale de su casa y no se arregla para que las mujeres no la envidien.

Un día el príncipe salió a cazar y se cayó del caballo, y cuando ella salió a recoger la leña, lo encontró desmayado en medio del bosque. Ella lo cuidó y lo curó. Cuando él despertó la vio y se enamoró de su belleza a pesar de que sus vestidos estaban sucios, estaba sin peinarse y sin maquillarse. Ella también se enamoró al ver sus ojos claros y su sonrisa como de ángel. Pero cuando quisieron platicar para conocerse, llegó la bruja del castillo quien traía de mascota a una hormiga grande y roja. La bruja, muy enojada de ver que la joven había curado al príncipe, lanzó un conjuro, se hizo mucho humo y se llevó al príncipe rápidamente al castillo.

En el castillo, la bruja le dio un brebaje al príncipe para que olvidara a la joven porque querían que el príncipe se casara con una mujer de mucho dinero que hiciera más rico su reino.
A la joven, la bruja le mandó a la hormiga para que la picara y la durmiera para llevársela a una cueva oscura, húmeda y terrorífica.

Sin embargo, la bruja, cuando le dio el brebaje al príncipe, estaba tan enojada, que había olvidado ponerle las patas de araña a la bebida y el hechizo no duró mucho tiempo, por lo que el príncipe, cuando despertó, recordó a la joven que lo había encontrado en el bosque.
Enseguida mandó a todos sus guardias a buscarla, pero no la encontraron. Entonces, fue con la bruja y le dijo que él amaba a la joven y que no le importaban las riquezas sino la felicidad que iba a tener con ella, y que sólo así él podía ser feliz y el pueblo también.

La hormiga, que quería a la bruja, y por eso hacía todo lo que la bruja le ordenaba, entendió al príncipe y lo llevó donde estaba la joven.
Cuando llegaron, la bruja trató de impedir que el príncipe rescatara a la joven. Pero la hormiga, con tristeza picó a la bruja y la hizo dormir. De esta manera el príncipe pudo entrar a la cueva y liberar a la joven con un beso.
El príncipe se casó con la joven, tuvieron dos lindos hijos y vivieron felices por siempre y todos los del pueblo de Puertas del Cielo también estaban felices.

Fin

Luz Ángela Hernández Nieto, 12 años (Taller de literatura de Rócío Noblecilla)

Imprimir Imprimir





Comentarios