Abuelos eternos

abuelos de la mano

Abuelos eternos es uno de los cuentos sobre el paso del tiempo de la colección cuentos de abuelos para adolescentes, jóvenes y adultos.

Lo tenían decidido hace tiempo, ambos iban a permanecer en la casa, a disfrutar con alegría desmedida, y a recorrer los ambientes con la suavidad de lo etéreo.

Se ausentaron los espejos y relojes, no eran necesarios,

Tampoco el sol asoma, las ventanas cubiertas con gruesos cortinados, absorben el aroma desprendido de sus suspiros,

La mesa vestida de flores siempre, todos los días como una celebración eterna.

Las notas escapadas del piano invitan a la danza, mientras en el hogar, los leños crepitan a su ritmo.

Ríen, cantan, disfrutan la felicidad de permanecer juntos.

El descanso los alberga con ilusiones renovadas y rinden homenaje a la sublimidad del amor.

La gente del barrio al pasar por la casa tapiada, no puede dejar de observarla con extrañeza, se cuentan mil historias sobre ella.

Desde que murieron los abuelos, la familia decidió guardarla como una reliquia, y ante el temor de que intrusos se apoderaran de ella, la cerraron de ésa manera.

Por las noches se suele escuchar el sonido suave de una melodía intercalada con risas estridentes.

Llegando la madrugada, de entre los ladrillos gastados asoman rayos de luz.

Mientras tanto la ciudad sigue creciendo…

Casas bajas dan paso a grandes edificios,

El progreso se adueña de pasados incrustados en la tierra; y uno a uno,

Van cayendo bloques envejecidos.

La casa tapiada se abre a la luz y al polvo.

Muebles antiguos se van depositando en un volquete.

Las lágrimas de cristal de las arañas lloran su último brillo.

Sobre los despojos del tiempo, un cuadro permanece intacto, la imagen de los abuelos destellan la claridad de quienes supieron vencer al encierro unidos por la energía del amor eterno.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Abuelos eternos es uno de los cuentos sobre el paso del tiempo de la colección cuentos de abuelos para adolescentes, jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios