El mundo según Sara: el cumpleaños de Elena

El mundo según Sara: el cumpleaños de Elena

El mundo según Sara: el cumpleaños de Elena

El mundo según Sara: el cumpleaños de Elena. Cuentos de amistad y valores.

Sara estaba muy preocupada solo faltaba un par de días para el cumpleaños de Elena y aún no tenía el regalo perfecto para su mejor amiga, se le habían ocurrido muchas ideas: un estuche de colores, un cuaderno para colorear, una Pelota roja y algunas cosas mas, pero ninguno le parecía un regalo especial y en su hucha con forma de gato rosa no había suficiente dinero para comprar los regalos que se le ocurrían.

Sara estaba tan preocupada que no comió mucho esa noche y se fue temprano a su cuarto para seguir pensando en el regalo de Elena, su mama preocupada fue a verla a su habitación y le preguntó que le pasaba, la niña le contó a su madre su gran problema, y le dijo que el mejor regalo, no era el mas caro, sino el que se hiciera con el corazón,-no lo entiendo- dijo la niña, su madre acaricio su pelo y dijo: – lo que quiero decir mi ángel, es que deberías hacer tu misma el regalo y así será mas especial-.

La niña pensó en el regalo de su amiga hasta que se quedó dormida y cuando se despertó por la mañana, se le ocurrió el regalo perfecto. Era sábado y el cumpleaños de Elena no era hasta el domingo por la tarde así que tenía que darse prisa o ¡no estaría listo a tiempo!

Sara le explicó a su mama la idea que había tenido y le pregunto si querría ayudarla. Su mamá aceptó encantada y le pidió que buscase unas cosas en su cuarto: unos folios, ceras de colores, temperas y una camiseta blanca, Sara buscó todo lo que necesitaba y se puso a trabajar en el jardín con su mama, trabajaron durante todo el día y cuando esa noche se fue a la cama, Sara estaba muy contenta.

La fiesta de Elena fue divertidísima; hubo globos, chuches, pastel e incluso un payaso. Cuando llegó la hora de abrir los regalos, Sara le pidió a su amiga que abriera primero el suyo y cuando lo hizo una gran sonrisa se dibujo en la cara de Elena, – ¡Es el mejor regalo del mundo!- exclamo Elena, Sara le había regalado una camiseta y en ella había dibujadas dos niñas cogidas de las manos y debajo el letras mayúsculas se podía leer: AMIGAS PARA SIEMPRE. Elena se puso la camiseta y jugaron juntas el resto de la tarde.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Rocío Cumplido González
Todos los derechos reservados ©2013

Imprimir Imprimir

Comentarios