Viaje al mediodía

Una mañana
en la plaza de mi pueblo
se congregaron las mariposas.
Llegaron con la primavera
trayendo en sus alas
el sol tibio del Mediodía.

Al compás de una sonrisa
una orquesta de flores
interpretaba perfumadas melodías.

Los niños gritaban
que venían de muy lejos,
de París y Nueva York,
de Roma y de Budapest.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Y el abuelo decía
¿qué importa de donde vengan
si todas pertenecen a Dios?

Imprimir Imprimir

Comentarios