Un puñado de semillas.

Un puñado de semillas. Cuento sobre niños en situación de calle, niños abandonados. Cuento perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer. Concepción vivía con su abuela en una casita en la cima de un cerro. Juntas limpiaron el terreno para hacer un huerto. Sembraron maíz, frijoles y ají. —Recuerda guardar suficientes semillas para la próxima siembra […]

Resulta interesante también:

Un tazón de sopa
Juan niño, Juan adulto

Un puñado de semillas. Cuento sobre niños en situación de calle, niños abandonados. Cuento perteneciente al Proyecto Cuentos para Crecer.

Concepción vivía con su abuela en una casita en la cima de un cerro. Juntas limpiaron el terreno para hacer un huerto. Sembraron maíz, frijoles y ají.

—Recuerda guardar suficientes semillas para la próxima siembra –dijo la abuela–. Así nunca te faltará de comer.

Todos los días, Concepción bajaba a la quebrada a buscar agua y regresaba con los pesados baldes colgando de sus hombros. Vaciaba con cuidado el agua alrededor de las matas de maíz.

Pasaron las semanas. El sol brillaba. Luego, llegaron las lluvias y el maíz creció muy alto. Los tallos de los frijoles se enroscaron en busca del sol y las matas de ají florecieron. Cuando el maíz, los frijoles y el ají maduraron, la abuela entregó parte de la cosecha al dueño de la tierra y guardó suficiente para tener con qué comer.

Vendió el resto al vecino que lo llevó al mercado de la ciudad, allá lejos, en el valle. Un día triste, la abuela murió.

—No te puedes quedar aquí –dijo el dueño de la tierra a Concepción–. Ya alquilé esta parcela a otra familia.

—Pero yo puedo trabajar para usted –dijo Concepción.

—Esta familia puede trabajar más que tú. Puede cosechar mas frijoles y maíz –replicó el dueño.

Entonces, Concepción tuvo que dejar la casita de paredes pintadas y piso de tierra.

—Ven a vivir con nosotros –dijo la mujer del vecino. Pero Concepción sabía que ellos tenían siete hijos que alimentar.

—Me iré para allá –dijo señalando el valle nublado donde estaba la ciudad.

—Es una caminata demasiado larga para piernas tan cortas –dijo con tristeza la mujer del vecino.

—Mis piernas se han hecho fuertes de tanto cargar agua. Concepción se despidió y abrazó a la mujer del vecino y a sus hijos.

—Que Dios te acompañe –le dijeron.

Concepción hizo un atado con el maíz, los frijoles y el ají que la abuela había guardado, y partió con su pequeña carretilla por el sendero pedregoso que bajaba al valle. Fue una caminata muy, muy larga. Concepción tenía los pies cansados y rotos cuando por fin llegó al barrio que rodeaba la ciudad.

Vio cientos de ranchos de hojalata, plástico y cartón que estaban amontonados unos encima de otros.

—¿Esto es la ciudad? –pensó desalentada–. Y yo que creí que sería hermosa.

Caminó por los estrechos callejones llenos de barro, y ya agotada por el cansancio se topó con una pandilla de niños.

—¿No ves por dónde vas, tonta?

—Perdón –contestó Concepción amablemente.

Los niños tenían la ropa rota, las caras sucias y el pelo enmarañado. Pero cuando Concepción les sonrió, ellos también sonrieron.

—Me llamo Tomás. Y tú, ¿de dónde vienes? Concepción señaló los cerros en la distancia y dijo:

—Mi abuela murió.

—Si quieres, puedes quedarte con nosotros. Te enseñaremos a recoger basura para venderla y a sacar comida de los puestos de venta sin que te vean.

—Eso es robar –dijo Concepción sorprendida. Tomas se encogió de hombros:

—Es mejor que morirse de hambre.

—Tengo maíz, frijoles y ají –dijo Concepción mostrando su carretilla.

—Eso no es suficiente para una buena comida –contestó Tomas con desprecio.

—Cuando crezcan las plantas habrá suficiente, ya verás.

—Aquí no crecerán jamás. ¡Estás loca! –Tomás la miró un rato y luego agregó: —Pero de todos modos, puedes quedarte con nosotros.

Y así, Concepción se quedó a vivir con los niños a la orilla del basural. Construyó un pequeño muro de piedras. Con el mango roto de una olla cavó la tierra y plantó un puñado de semillas de maíz, de frijoles y de ají. Todos los días regaba y miraba atentamente hasta que vio brotar los primeros retoños, verdes y brillantes.

Los frijoles y el ají florecieron y en todo el barrio, no había nada más bonito que el pequeño huerto de Concepción. Y ella estaba segura de que, desde el cielo, su abuela cuidaba del huerto. Pero un día, Tomás y los otros niños llegaron corriendo hasta el basural, perseguidos por la policía. Los niños corrían y lloraban.

Los policías gritaban y los golpeaban. Concepción se escondió en medio de la basura.

— ¿Para qué me vine a la ciudad? –se preguntaba.

Cuando todo pasó, se asomó poquito a poco, como un ratón asustado. Los niños estaban llenos de moretones y el huerto estaba lodo pisoteado.

—¿Por qué lloras? –preguntó Tomás enfadado–. No fue a ti a quien le pegó la policía.

—Mi huerto está destrozado. Si el maíz, los frijoles y el ají hubieran madurado, habríamos tenido comida para vender y ustedes no tendrían que robar.

—De nada te sirve llorar. Tu huerto se acabó. Concepción se secó los ojos.

—No, no se acabó –dijo–. Todavía me quedan algunas semillas.

—Está bien –dijo Tomás, pasándose la lengua por el labio roto–. Esta vez te ayudaremos nosotros.

Con la ayuda de todos, araron un trozo grande de terreno y sembraron el resto de las semillas de la abuela. Hicieron turnos para regar las matas y cuidarlas. Pronto, el maíz creció muy alto. Las vainas de los frijoles estaban gordas y firmes y brillaban los pequeños ajíes verdes y amarillos.

—Haremos una gran fiesta –dijo Tomás–. Y el resto, lo llevaremos a vender al mercado.

—Pero siempre debemos guardar semillas para la próxima siembra –recordó Concepción.

Cocinaron el maíz y los frijoles con el ají. El delicioso aroma de la comida se esparció por el barrio. Cuando comenzaban a comer, otra pandilla de niños hambrientos apareció. Concepción y Tomás los invitaron a compartir la comida.

—Nuestro huerto no alcanzará para alimentar a todos los niños del barrio –se lamentó Concepción. Pero entonces tuvo una idea. Tomó un puñado de las semillas que había guardado y se las dio al jefe de la otra pandilla. Le explicó cómo preparar la tierra, cómo sembrar y regar las plantas.

—Y siempre debes guardar suficientes semillas para la próxima siembra y para compartir con los otros niños del barrio –le dijo Concepción, tal como la abuela le había dicho a ella.

El muchacho prometió hacerlo. Concepción estaba segura de que la abuela le sonreía desde el cielo y que sus ojos ya no estaban nublados por la edad, sino brillantes como las estrellas sobre el barrio.

Fin

Unas palabras finales

En el mundo existen muchos millones de niños abandonados. Al igual que Concepción, la niña de esta historia, logran sobrevivir gracias a su coraje, ingenio y perseverancia para encontrar día tras día comida, abrigo y un lugar donde dormir. Pero en medio de este duro trabajo diario, la comunicación y el entendimiento pueden convertirse en valiosas armas para la sobrevivencia. Surge entonces la solidaridad y la esperanza que, al ser compartidas, se propagan como las semillas que sabiamente la abuela dejó a Concepción. A todos ellos, a todos las niñas y niños abandonados, está dedicado este libro.

También a los que tienen familia, comida y un lugar donde vivir, porque los libros nos ayudan a comprender las vidas y los sentimientos de los demás. Nos enseñan a ser tolerantes y solidarios con las personas que nos rodean: con los que tienen mucho, los que tienen poco y también con los que tienen sólo esperanza. Los libros son como un puñado de semillas: retoñan en mentes despiertas y cultivan en nosotros el deseo de construir un mundo mejor.

Monica Hughes; Luis Garay Un puñado de semillas Caracas, Santiago, Ediciones Ekaré, 1996


Un puñado de semillas.

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - “EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...” Ver Más

Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Testimonio de Mara Luz Banchong

María Luz Banchong - "Por medio de EnCuentos.com emprendí el camino de la escritura, una herramienta más para poder llegar a la gente y contarles sobre los beneficios de la Lactancia Materna..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
La varita perdida – Cuento en video

La varita perdida. Liana Castello, escritora Argentina. Cuento en video. Video realizado por Rubén R. Pérez Signorelli. Cuentos en rima....

Cerrar