Remos. Cuentos para jóvenes

Remos. Cuentos para jóvenes

Remos. Cuentos para jóvenes

Cuentos para jóvenes. Cuentos cortos para adolescentes.

Esa noche me acosté cansada, muy cansada. Tanto, como hacía tiempo no me sentía. Me dormí pensando por qué todo me costaba tanto. En realidad, creo que me acosté preguntándome por qué todo me era tan difícil, por qué parecía que todo lo que yo deseaba o necesitaba estaba a kilómetros de distancia de mi realidad.

Me dormí y fue allí donde empecé a entender.

Soñé que era mi primer día en este mundo. Estaba en un lugar hermoso, con un bello e inmenso río llamado “Vida”, yo estaba en una orilla mirando hacia la otra orilla, la que tenía en frente de mi. En esa orilla que podía ver estaban mis sueños, mis anhelos, aquello que quería lograr, lo que quería para mi vida. También los sueños de otras personas.

No sabía cómo hacer para llegar hasta ahí, era mucha la distancia para cruzar a nado. De pronto, apareció un ángel, mi ángel de la guarda con un par de remos en sus manos.

-Tómalos-me dijo-debes remar.

-¿Y así alcanzaré lo que deseo?-pregunté entusiasmada.

Me miró con dulzura, extendió los remos hacia mí y desapareció. Entendí que debía remar si quería alcanzar mis sueños y así lo hice.

Subí al bote de mi existencia y comencé a remar. A medida que iba transitando el río de la vida, me daba cuenta que no era fácil remar, pero que a la vez era bello. Siempre mirando hacia la otra orilla, podía ver distintos tipos de realidades. Algunos remaban más rápido que yo, otros con mucho menos esfuerzo y algunos ni siquiera lo hacían. Me sorprendió ver que varios de los que no habían remado ya estaban del otro lado del río disfrutando de lo que ofrecía ese lugar.

Yo seguía remando, con esfuerzo, con cansancio, sin perder de vista mis objetivos. Llegaba a algunas costas pequeñas y lo vivía como un gran logro, pero el tiempo pasaba y me daba cuenta que llegar a ese gran lugar me costaba más de lo pensado.

En un momento, dejé los remos, me cansé y me quedé quieta en el bote. Muchas preguntas venían a mi ¿por qué si yo remaba con esfuerzo y entusiasmo, no lograba llegar al destino tan ansiado? ¿Por qué a otros les costaba tanto menos que a mí? ¿Era justa la vida? ¿Podía medirse entonces en términos de merecimiento el recorrido? ¿Llegaría alguna vez?

No esperé las respuestas, no las tenía y decidí seguir remando. Renové mis fuerzas, me mojé la cara con agua fresca del río y continué. Remé aún con más fuerza, me dolían los brazos y a veces, el alma también, pero seguí remando. Del otro lado del río estaban mis sueños no podía no remar.

Volví a ver la misma realidad, gente que remaba poco, otros muchos que no lo hacían y sin embargo, llegaban donde yo parecía no poder.

-Ya llegaré, ya llegaré-me dije una y otra vez.

Sin embargo y a pesar de tanto esfuerzo parecía no llegar más. Daba la impresión que lo que yo veía al otro lado del río no era para mí.

Decepcionada, volví a dejar los remos, ya no quería más esfuerzos. Me quedé sentada en el bote dejando que la corriente me llevara dónde ella quisiera, era evidente que mi destino no dependía de mis esfuerzos.

Pasé un rato largo quieta mirando el agua, intentando sacarle el secreto que guardaba y cuando menos lo pensaba, apareció mi ángel otra vez.

Lo miré enojada, como si me hubiese decepcionado, como si me hubiese prometido algo que era evidente no iba a cumplirse.

-¿Por qué no remas?-preguntó.

-Estoy cansada y aunque remase no llego, pareciera que nunca llegaré. Dime ¿Por qué para otros es tanto más fácil? ¿Por qué otros llegan aún sin esfuerzo? ¿Por qué yo siempre tengo que remar y remar y remar y remar? ¿Para qué? ¿Qué sentido tiene?

-No entiendes-me dijo tiernamente.

-No, creo que no.

-Este río que se llama “Vida”, el más bello, el más grandioso, no se nutre de las personas que de una u otra forma llegan a la otra orilla. Vive y se enriquece con los que reman siempre. Los que reman son los que hacen la diferencia. Son los que le dan vida a este río. No importa si llegan o no. Tampoco importa qué tan rápido lo hacen. Remar pone las aguas en movimiento, las oxigena, les da energía, permite que las especies que viven en el fondo puedan respirar. Remar y remar en este río de la vida hace que las aguas no se empantanen, no se ensucien. Quienes reman son los que dan vida el río, no necesariamente los que llegan.

Yo lo miraba y él continuó:

-Quienes reman, más allá de su cansancio, sin importar las decepciones, mucho más allá del resultado, son lo que permiten que este río siga vivo y que valga la pena transitarlo. Créeme, el río se nutre, enriquece y cobra valor con los que reman, no necesariamente con los que llegan.

Ellos y solo ellos hacen la gran diferencia, hacen que este río valga la pena seguir siendo transitado.

Comprendí lo que mi ángel me decía. Una vez más como vino se fue y yo volví a tomar los remos.

Sonó el despertador, mi sueño terminó. No vi remos en mi cuarto, pero sabía que tenía uno en cada mano. Me levanté y una vez más, pero ahora entendiendo el por qué, decidí seguir adelante.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios