La piedra en el camino

La piedra en el camino. Cuento para reflexionar   Había una vez en España un hombre muy rico que   habitaba un gran castillo cerca de una aldea. Quería   mucho a sus vecinos pobres, y siempre estaba ideando   medios de protegerlos, ayudarlos y mejorar su condición.   Plantaba árboles, hacía obras de importancia,                       […]

Resulta interesante también:

El viejo y el asno
Don Quijote de la mancha cumple 400 años

La piedra en el camino. Cuento para reflexionar

  Había una vez en España un hombre muy rico que
  habitaba un gran castillo cerca de una aldea. Quería
  mucho a sus vecinos pobres, y siempre estaba ideando
  medios de protegerlos, ayudarlos y mejorar su condición.
  Plantaba árboles, hacía obras de importancia,                      
  organizaba y pagaba fiestas populares, y en las
  Pascuas daba tantos regalos a los niños de la vecindad
  como a sus propios hijos.

  Pero aquella pobre gente no amaba el trabajo, y esto
  los hacía ser esclavos de la miseria.                              

  Un día el dueño del castillo se levantó muy temprano,
  colocó una gran piedra en el camino de la aldea, y se
  escondió cerca de allí para ver lo que ocurría al pasar
  la gente.

  Poco después pasó por allí un hombre con una vaca.
  Gruñó al ver la piedra, pero no la tocó. Prefirió dar
  un rodeo, y siguió después su camino. Pasó otro
  hombre tras el primero, e hizo lo mismo. Después
  siguieron otros y otros. Todos mostraban disgusto                  
  al ver el obstáculo, y algunos tropezaban con él;
  pero ninguno lo removió.

  Por fin, cerca ya del anochecer, pasó por allí un
  muchacho, hijo del molinero. Era trabajador, y estaba
  cansado a causa de las faenas de todo el día.                      

  Al ver la piedra dijo para sí:

  –La noche va a ser obscura, y algún vecino se va
  a lastimar contra esa piedra. Es bueno quitarla de
  ahí. Y en seguida empezó a trabajar para quitarla.
  Pesaba mucho, pero el muchacho empujó, tiró y se                  
  esforzó para hacerla rodar hasta quitarla de en medio.
  Entonces vió con sorpresa que debajo de la gran
  piedra había un saco lleno de monedas de oro. El
  saco tenía un letrero que decía: «Este oro es para el
  que quite la piedra.»                                              

  El muchacho se fué contentísimo con su tesoro, y el
  hombre rico volvió también a su castillo, gozoso de
  haber encontrado a un hombre de provecho, que no
  huía de los trabajos difíciles.


EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Lourdes Torres Velasco

Lourdes Torres Velasco - "Escribir en Encuentos es una experiencia mágica que despierta la ilusión y alimenta la creatividad. Un mundo de fantasía que te transporta a vivir cientos de aventuras..." Ver Más

Rocío Cumplido

Rocío Cumplido - "Conocí EnCuentos.com a través de Elizabeth Segoviano, una buenísima escritora mexicana. Gracias a esta plataforma mis cuentos son leídos por personas de todo el mundo..." Ver Más

Tatiana Martinez

Tatiana Martinez - "Dios está en todas partes.Escribir para EnCuentos.com es fascinante, ya que pude escribir aquellas historias que no me había atrevido. Regalarle un cuento o un poema al que ame la lectura no tiene precio..." Ver Más

David Gómez Salas

David G. Salas - "Me causa alegría escribir cuentos y poesías, con la ilusión de proporcionar momentos de fantasía, buen humor y optimismo a los niños. Encuentos.com es una maravillosa y efectiva plataforma para hacerlo..." Ver Más

Artículos similares a: La piedra en el camino

Ver más artículos de: Cuentos Cortos, Cuentos Populares

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
El viejo y el asno
El viejo y el asno

 El vijejo y el asno. Cuento corto para reflexionar Un viejo español y su hijo llevaban un asno al  ...

Cerrar