La niña de las trenzas

cuentos de amor infantil

La niña de las trenzas es uno de los cuentos de amor infantil escrito por Alberto Suárez Villamizar sugerido para niños a partir de diez años.

La vio por primera vez una tarde de domingo en el parque, caminaba de la mano de su madre degustando un helado. Vestía un trajecito color rosado, que contrastaba con el canela de su piel y su cabello castaño recogido con dos trenzas. Tenía tal vez su misma edad, es decir entre once y doce años, no sabía su nombre, pero desde entonces la empezó a llamar “la niña de las trenzas”. La observó a la distancia y pensó que era la niña más linda que hasta entonces había visto, no sabía su nombre, tampoco sabía dónde vivía, quizás se cruzaban todos los días en el camino, pero jamás se había fijado tanto en ella como esa tarde. Esa noche soñó con ella, y fueron muchos los sueños en los que ella fue su compañía.

Volvió a verla días después al dirigirse con su madre al colegio, ella también estudiaba, pues cargaba a sus espaldas su mochila escolar como hacían todos los estudiantes. Pero, ¿Cómo se llamaba? ¿Dónde vivía? ¿Dónde estudiaba?, ¡ Como le gustaría saberlo !. La siguió viendo los domingos cuando asistía a la iglesia a la ceremonia religiosa y ella también estaba allí. En más de una ocasión fue la causante de sus distracciones y frecuentes equivocaciones en las oraciones por lo que se ganaba el regaño de su madre, pues no lograba concentrarse y no hacía otra cosa que pensar en ella.

Pero fue un domingo en el parque infantil en que estuvo tan cerca de ella que pudo haberle hablado y expresado lo que sentía. Cruzaron sus miradas y sintió que era el centro de su atención, y sintió un nudo en la garganta y no pudo pronunciar palabra alguna, además sintió subir el rubor a sus mejillas y su timidez le había impedido aprovechar la oportunidad que se le presentó ese día. Se reprochó una y otra vez su falta de valor. ¿si le hubiese hablado ?…. Solamente se limitó a seguirla a escondidas hasta verla entrar a su casa, al menos ahora sabía dónde vivía.

Fue en vacaciones, cuando lo enviaron a la finca de un tío, que tomó la decisión de enfrentar la situación y expresarle a “la niña de las trenzas” que era la niña más linda que había en la región, si ¡ debía vencer la timidez!. Recordó las palabras de su madre cuando decía: “es mejor perderse que nunca embarcar”, o aquellas otras cuando se trataba de tomar una decisión o resolver algún problema: “la peor diligencia es la que no se hace” o “ el que arriesga un huevo no tiene un pollo”. ¡Si! ¡Qué sabias e inteligentes eran esas palabras!… Se llenó de valor y a solas ensayó una y otra vez como le diría lo que sentía por ella. Repasó las palabras que utilizaría cuando estuviera frente a ella. Poco a poco y de tanto repetir imaginariamente la situación se fue sintiendo más seguro.

Ahora solo era cuestión de esperar el momento de regresar de vacaciones para ir a su casa y ahora sí hablarle con decisión sobre sus sentimientos. Por ahora, y mientras llegaba ese momento debía seguir preparándose. ¡Esta vez no fallaría! Regresó de vacaciones en horas de la noche y esperó ansioso la llegada del nuevo día. Al levantarse y tomar el desayuno repasó sus palabras, ¡todo estaba decidido , hoy sería el gran día ! …

Llegó hasta su casa.

-Toc, toc, toc – llamó a la puerta.

– Buenos días señora – saludó-

– Buenos días joven, ¿Qué se le ofrece ‘’?

– ¡Por favor señora, quiero hablar con “la niña de las trenzas “ !

– Joven, ¡esa niña ya no vive aquí !…………..

Fin

Cuento sugerido para niños a partir de diez años

La niña de las trenzas es uno de los cuentos de amor infantil escrito por Alberto Suárez Villamizar sugerido para niños a partir de diez años.

Imprimir Imprimir
Loading...

Comentarios