La elección de Esteban

La elección de Esteban. Escritores argentinos de cuentos infantiles. Karina, Alejandro, Sol y Esteban eran cuatro amigos inseparables. Salvo Esteban, los otros tres eran considerados los mejores del curso porque se destacaban en la mayoría de las materias y eran excelentes deportistas. En ese grupo, Esteban desentonaba bastante. Cada tarea que tenía que hacer y […]

Resulta interesante también:

Qué buena es la teta
El día que Angelito aprendió a andar en bicicleta…

La elección de Esteban. Escritores argentinos de cuentos infantiles.

Karina, Alejandro, Sol y Esteban eran cuatro amigos inseparables. Salvo Esteban, los otros tres eran considerados los mejores del curso porque se destacaban en la mayoría de las materias y eran excelentes deportistas.

En ese grupo, Esteban desentonaba bastante.

Cada tarea que tenía que hacer y cada página que tenía que estudiar le costaba un esfuerzo enorme y, a pesar de que se esforzaba, casi nunca alcanzaba la mínima calificación.
Le gustaba jugar al fútbol, pero, como no era muy habilidoso, al formar los equipos siempre lo elegían último.

Muchas veces los maestros comentaban entre ellos que les resultaba extraño que Esteban fuera tan amigo de “los tres mejores”.
En muchas ocasiones parecía que lo protegían y lo defendían.
El grupo se mantuvo, más o menos con las mismas características, hasta que terminaron el colegio secundario. Después, la vida y los estudios los llevaron por diversos caminos..
Volvieron a encontrarse varios años después.

A Karina se le ocurrió que podían reunirse y se preocupó por tomar contacto con todos y convocarlos para encontrarse en una pizzería adonde iban cuando salían del colegio. A Karina, Alejandro y Sol, se les notaba, tanto en su rostro como en su postura, el paso del tiempo.

Estaban cansados y tenían dificultades con sus familias y en sus trabajos. A pesar de que los tres tenían un buen pasar económico, su queja mayor era que no les alcanzaba el tiempo para hacer lo que realmente les gustaba.
Ellos decían, a quien quisiera escucharlos, que estaban muy bien y que habían triunfado en la vida.
Una vez que hubieron llegado los tres, creyeron que Esteban iba a faltar a la cita porque llegó bastante más tarde que la hora convenida.
Cuando lo vieron llegar no lo podían creer. Parecía mucho más joven que ellos y manifestaba una verdadera alegría. Sin expresarlo en voz alta, se preguntaban a qué se habría dedicado y si habría tenido éxito como ellos.

Se sentaron a la mesa y empezaron a hablar de sus viajes, de las cosas que habían conseguido y de la importancia de su trabajo. Esteban los miraba y festejaba cada cosa que decían con la misma alegría y entusiasmo que antes.

–¡Qué bueno! –dijo cuando terminaron de hablar– ¡Deben estar felices!

Los tres amigos se miraron.
–No –dijo Sol–, yo no estoy bien. Trabajo muchas horas y apenas veo a mis hijos.
–Yo tampoco estoy bien –agregó Alejandro–. Para obtener mi puesto tuvieron que echar a otro empleado más antiguo.

–Yo, menos –dijo Karina–. Con mi marido, hace unos años. compramos una casa, la arreglamos, le hicimos una terraza lindísima, pusimos plantas que cuida la señora que trabaja en casa, y nunca tuve tiempo de sentarme a tomar mate y disfrutarla.

–¡Ah! –dijo pensativo Esteban–. Entonces no son tan inteligentes como siempre pensé. Yo soy jardinero. Trabajo al aire libre y, si tengo que ir a alguna casa los fines de semana, mis hijos me acompañan. No tengo horarios fijos y no necesito tener ropa de marca ni viajar. A mi señora y a mí nos gusta levantarnos tempranito, antes que los chicos, y tomar mate mientras leemos el diario o algún libro. Me parece que yo elegí la mejor parte de la vida.

Fin

Hecho el depósito de ley 11.723. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial.


La elección de Esteban

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Alicia Santi de Casati

Alicia Santi de Casati - "Mi experiencia con las letras no es de hace mucho, soy relativamente joven en estas cuestiones, pero el ser profesora me posibilito escribir siempre sobre diferentes temas aunque casi nunca le había dado la importancia al punto de que sea conocida por los demás..."Ver Más

Testimonio de Julio Casati

Julio Casati - "Hace ya un tiempo deambulaba por internet en busca de algún sitio en donde poder alojar todo lo que había escrito hasta ese momento, generalmente poesías y algún que otro relato aunque esto último no es mi fuerte. El llegar a conocer ENCUENTOS.COM fue algo mágico..."Ver Más

Testimonio de María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - "EnCuentos.com significa mucho a la hora de escribir para los más pequeños. Feliz de pertenecer a este lugar que me ha ayudado a emprender el camino y publicar antologías en papel de cuentos infantiles..."Ver Más

Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
calavera-literaria-2
Tiempo para ver películas

Por trabajo intensivo vivió con enorme tensión. Cansado,  con poca acción aislado y reflexivo Sin tiempo para los demás, solitario,...

Cerrar