El testamento

cuentos infantiles de testamentos

El testamento. Cuentos infantiles de testamentos para jóvenes.

El testamento es uno de los cuentos infantiles de testamentos para jóvenes. Cuentos cortos recomendados para todo tipo de lectores.

Cierto lugareño estaba a punto de morir. No era muy rico.

Sólo tenía un perro y un caballo. No tenía hijos pero tenía
una mujer.

Poco antes de morir, llamó a su mujer y le dijo:

–Ya sabes que voy a morir. No te he olvidado en mi
testamento; pero no soy rico y no tengo más bienes que un
perro y un caballo.

–Yo apreciaré tu recuerdo, marido mío,–dijo la mujer
llorando.

–Después de mi muerte,–continuó el marido,–debes
vender el caballo y entregar el dinero a mis parientes.

–¡Cómo! ¿debo entregar el dinero a tus parientes?

–Sí; pero espera. Te regalo generosamente el perro.
Puedes venderlo, si quieres, o puedes conservarlo para
guardar la casa. Es un animal fiel. Te servirá de gran consuelo.

El lugareño se murió. La mujer quería obedecer a su
marido. Una mañana cogió el caballo y el perro y los llevó
a la feria.

–¿Cuánto quiere Vd. por ese caballo? preguntó un hombre.

–Quiero vender el caballo y el perro juntos,–respondió
la mujer.–Quiero por el perro cien duros y por el caballo diez
reales.

–Acepto,–dijo el hombre,–porque el precio de los dos
juntos es razonable.

La buena mujer dió a los parientes de su marido los diez
reales que recibió por el caballo y conservó los cien duros que
recibió por el perro. Así obedeció a su marido.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

El testamento es uno de los cuentos infantiles de testamentos para jóvenes. Cuentos cortos recomendados para todo tipo de lectores.

Imprimir Imprimir

Comentarios