El ratón y el gato

“Entre la cruz y el fuego” ¡PARÁBOLAS DE ÚLTIMA HORA!

El ratón y el gato

El ratón y el gato

El ratón y el gato. Cuentos cortos.

Introducción

“Entre la Cruz y el Fuego” es un conjunto de catorce relatos breves, que amenamente permiten descubrir realidades de un mundo que desconoce la paz y libertad verdadera ofrecida por medio de Jesucristo. Las parábolas recreadas en forma artística, fundamentan la solución práctica al problema planteado, basado en principios cristianos.

Esta forma de literatura, además de recrear los sentidos, constituye una herramienta didáctica pedagógica de primer orden; en un contexto sociocultural globalizado que cada vez minimiza el papel trascendente del cristianismo práctico, no solo como forma de vida sino como promesa de un reino caracterizada por la paz y la justicia permanente.

Esperando que el público lector habituado a navegar dentro de cánones tradicionales de la literatura, descubra en la presente obra desenlaces inesperados, descubiertas por los propios actores involucrados en las distintas tramas que rechazan- inconsciente o conscientemente- la oferta para salvar su alma del castigo eterno.

El objeto anhelado es que Ud. a través del espíritu de Cristo, halle luz real en el túnel zigzagueante y llena de incertidumbres que constituyen nuestras vidas cotidianas.

El Autor

El ratón y el gato

Cierta vez el ratón y el gato, viéndose cansados tras largas jornadas de persecuciones y sufrimientos, decidieron un momento olvidar sus obligaciones.; y sentándose junto a una troja de cebada, a la luz de la luna conversaron: -Amigo mío-dijo el gato

-.No es bueno que sigamos viviendo así.

-Tienes razón camarada-contestó el ratón de largos bigotes.

-No es justo que habiendo variadas frutas y yerbas que Dios creó, pueda yo apetecer tu carne-le dijo el felino.

-Es verdad. ¿Cómo es posible que este hurtando las sementeras que los hombres con tanto sacrificio siembran?-asintió el ratón de color plomo.

Mirándose, entonces, los dos un momento. Percibiendo que tenían a Dios como a su señor, tras mirar el celeste cielo por largo rato.

Suspirando, dijeron: “Solo nuestro padre sabe cuando nos dará libertad de esta vanidad en que vivimos encerrados”

Y luego de tener en sus corazones la certeza de una esperanza bienaventurada, se despidieron cada cual a su lugar, reanudando sus penosas faenas de todos los días.

Fin

Autor: Angel Javier Castro Sánchez

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Parábolas para adolescentes, jóvenes y adultos

Imprimir Imprimir

Comentarios