El príncipe y la araña

El príncipe y la araña. Cuentos para reflexionar

El príncipe y la araña

  Un príncipe que había perdido una batalla logró
  escaparse en compañía de un fiel servidor. Estaban
  debilitados por la fatiga y sufrían hambre y sed;
  pero no se atrevían a entrar en ninguna casa,
  temerosos de ser descubiertos y alcanzados por el                  
  enemigo.

  Al anochecer llegaron a una montaña donde había
  una cueva.

  –Vamos a escondernos aquí–dijo el criado.–Tal
  vez así pierdan la pista nuestros perseguidores,                  
  y logremos ponernos en salvo.

  –Creo más bien que el odio los hará astutos, y
  que darán con nosotros en donde quiera que estemos–dijo
  el príncipe.

  –¡Dios nos protegerá!–repuso el criado.                          

  Y entraron en la cueva los dos, penetrando todo lo
  posible.

  Por la mañana oyeron pasos en las proximidades de
  su escondite. Un grupo de hombres armados se
  aproximó a la entrada de la cueva.                              

  –Busquemos aquí–dijo uno de ellos disponiéndose
  a entrar.

  –Es inútil–dijo otro. Ahí no ha entrado nadie.

  –¿Cómo lo sabes?

  –Hombre, ¿no tienes ojos?–preguntó a su vez el                  
  interpelado. ¿No ves en la entrada una gran telaraña,
  que la cubre de un lado a otro? ¿Por dónde
  habían de entrar?

  Miraron todos la entrada, vieron que había, en
  efecto, una telaraña que llegaba de un lado a otro del            
  agujero.

  –Es verdad–dijo el que hacía de jefe.

  Y continuaron su camino.

  El príncipe y su criado se miraron con asombro.
  Aquello parecía un milagro. Estaban con vida, y se                
  la debían a una araña que durante la noche había
  trabajado en construir aquella cortina salvadora.

  –¡Hé aquí una araña providencial!–dijo el
  príncipe.–Sin ella, estaríamos a estas horas en poder
  de los enemigos.


EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Testimonio de Elena Ramírez Martínez

Elena Ramírez Martínez - "Previamente me informé de diferentes plataformas de cuentos y dar a conocer a escritores noveles, y atendiendo a la formalidad, profesionalidad y difusión me decidí por encuentos, todo un acierto..."Ver Más

Testimonio de Ezequiel Cámara

Ezequiel Cámara - "Me gustaría que Encuentos.com me ayude a difundir mis obras literarias para que la gente pueda conocerme y así poderme abrir paso a participar de otros sitios de Internet..."Ver Más

Artículos similares a: El príncipe y la araña

Ver más artículos de: Cuentos Cortos

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
Un cuento de un perro. San Bernardo
Un cuento de un perro

Un cuento de un perro. Cuento para reflexionar   La rueda de un carruaje hirió la pata de un hermoso...

Cerrar