El niño lobo

El niño lobo. Niñas escritoras de cuentos infantiles en Cali, Colombia.    Una noche nació un niño en el bosque, con una marcar en la mano en forma de lobo. El niño estaba llorando de frío  en una canasta, una pareja que pasaba por allí,lo recogió y lo llevaron a su casa y allí lo […]

Resulta interesante también:

jazmin hormiga
La hormiga y el jazmín
la mariquita curiosa
La mariquita curiosa

El niño lobo. Niñas escritoras de cuentos infantiles en Cali, Colombia. 

 
Una noche nació un niño en el bosque, con una marcar en la mano en forma de lobo.

El niño estaba llorando de frío  en una canasta, una pareja que pasaba por allí,lo recogió y lo llevaron a su casa y allí lo criaron como si fuera  propio hijo y le pusieron Juan David.

Pasó mucho tiempo y el niño creció normal  y fue al colegio. En el colegio lo molestaban por tener esa marca en la mano y por eso el no tenia ningún amigo, así que les dijo a sus padres lo que le estaba sucediendo, que el  trataba de hacer amigos y ellos lo evitaban por la marca en mano, así que se fue a su habitación  y se acostó a pensar que podía hacer para conseguir amigos.

Al otro día estaba llegando al colegio y como siempre se le burlaban diciendo:
Jaja lobo jaja lobo jajaja lobo, pero el veía que una niña no se burlaba de el, Juan David tenia un don de leer los pensamientos de los demás, utilizando este don leyó    la    menta    de  la  niña  y    se    dio   cuenta   que   ella   pensaba: ¿por  que   se burlarán   de   el?  Pobrecito,    dijo    la     niña, trato  de   acercarse   a   Juan   David  y   ella  lo  miro   con    temor.  Juan  David  le   dijo   no    tengas    miedo,  no   te   hare  nada, le dijo Juan David.

La niña le preguntó ¿a ti por que te dicen lobo ¿
Por que tengo  una marca  en la mano y al parecer cuando hay luna llena me convierto en lobo, dijo Juan David.

La niña no le creyó y le dijo que se convirtiera para poder creerle, no no no .Grito Juan David, si lo hago te hare daño.

No importa solo quiero mirarte y saber como eres como lobo, tranquilo confía en mi, dijo la niña.

Una noche Juan David llevo a la niña a la cima de la montaña, mas alta y le mostró su forma de lobo, la niña se asusto un poco y salio a correr. Juan David la persiguió y la copio del brazo y la aruño, le pidió disculpas  y sano su Heredia y desde entonces fueron muy buenos amigos y ella le guardo el secreto.

Fin


El niño lobo

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de María Teresa Di Dio

María Teresa Di Dio - "EnCuentos.com significa mucho a la hora de escribir para los más pequeños. Feliz de pertenecer a este lugar que me ha ayudado a emprender el camino y publicar antologías en papel de cuentos infantiles..."Ver Más

Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Testimonio de Elena Ramírez Martínez

Elena Ramírez Martínez - "Previamente me informé de diferentes plataformas de cuentos y dar a conocer a escritores noveles, y atendiendo a la formalidad, profesionalidad y difusión me decidí por encuentos, todo un acierto..."Ver Más

Artículos similares a: El niño lobo

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
el niño en la playa y el Sr. Roche
El niño en la playa y el Sr. Roche

El niño en la playa y el Sr. Roche. Gustavo Arencibia Carballo escritor cubano. Corriendo por toda la arena del...

Cerrar