El juez y el escarabajo

El juez y el escarabajo. Cuento para reflexionar   Un juez muy sabio, que servía en una provincia   de España gobernada por un hombre injusto y ambicioso,   fué condenado a prisión en una torre, porque   al gobernador le molestaba el que las gentes tuviesen   tanto cariño y respeto al juez. Era […]

Resulta interesante también:

La carrera
El oso

El juez y el escarabajo. Cuento para reflexionar

  Un juez muy sabio, que servía en una provincia
  de España gobernada por un hombre injusto y ambicioso,
  fué condenado a prisión en una torre, porque
  al gobernador le molestaba el que las gentes tuviesen
  tanto cariño y respeto al juez. Era la torre muy               
  alta, y el juez fué condenado a vivir solo en ella toda
  su vida.

  Hacía ya mucho tiempo que estaba en su prisión,
  sin esperanza de salir de ella, cuando una noche se
  asomó a una ventana y vió que su pobre mujer estaba
  llorando amargamente al pie de la torre.

  El juez la llamó y le dijo:                                         

  –No llores, querida, y oye bien lo que voy a decirte.
  Busca un escarabajo, un poco de mantequilla, una
  madeja de seda fina, una cuerda gruesa y una soga.
  Si me traes pronto esto, podré salvarme.

  La mujer se alejó corriendo, y antes de una hora                  
  estaba al pie de la torre con lo que su esposo le había
  encargado.

  El juez dijo desde lo alto:

  –Pon un poco de mantequilla en la cabeza del
  escarabajo, átale la madeja de seda al cuerpo, y ponlo            
  en la pared con la cabeza hacia arriba.

  La mujer hizo todo esto cuidadosamente. El
  escarabajo, que es muy aficionado a la mantequilla,
  sintió el olor hacia arriba, creyó que estaba la mantequilla
  en la pared, y subió impulsado por su                             
  apetito.

  El juez lo esperaba en la ventana con gran ansiedad,
  y cuando estuvo cerca de él lo cogió. Después de
  desdoblar la madeja de seda, dejó caer al pie de la
  torre una de las puntas, para que la mujer atase a                
  ella el cordel, y cuando cogió el cordel se sirvió el
  prisionero de él para subir la soga.

  Entonces aseguró un extremo de ésta en el interior
  de la torre, y se fué deslizando, agarrado a ella, desde
  la ventana hasta el pie del muro, donde le aguardaba               
  su mujer, llena de alegría y al mismo tiempo de asombro,
  al pensar que un mísero escarabajo había servido para
  realizar una obra tan importante.

 


EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Testimonio de Mara Luz Banchong

María Luz Banchong - "Por medio de EnCuentos.com emprendí el camino de la escritura, una herramienta más para poder llegar a la gente y contarles sobre los beneficios de la Lactancia Materna..."Ver Más

Testimonio de Marisa Alonso Santamara

Marisa Alonso Santamaría - "Estoy encantada de poder colaborar en la página de encuentos. Agradezco especialmente a Liana Castelló por darme la oportunidad de publicar y dar a conocer mi poesía infantil..."Ver Más

Testimonio de Giuliana Gaona

Giuliana Gaona - "La oportunidad de poder escribir en Encuentos ha sido para mí muy valiosa, ya que nunca antes había publicado textos de manera virtual..."Ver Más

Artículos similares a: El juez y el escarabajo

Ver más artículos de: Cuentos Cortos

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
La mona

La mona. Fábula     Subió una mona a un nogal,     Y cogiendo una nuez verde,     En la cáscara la...

Cerrar