El gran castigo

“Entre la cruz y el fuego” ¡PARÁBOLAS DE ÚLTIMA HORA!

Relatos para una vida cristiana

El gran castigo. Relatos para una vida cristiana.

El gran castigo es uno de los relatos para una vida cristiana del escritor Angel Javier Castro Sánchez. Parábolas para adolescentes, jóvenes y adultos.

Transcurrió una década tras la muerte del padre. Los hijos creyendo que el mejor homenaje a tributarle en su memoria, sería realizar una gran misa nunca antes vista. Acordaron llevarla a cabo.

Para ello cursaron sendas invitaciones a todas las instituciones sociales, deportivas, amigos, parientes y otras personas. Contratando además una orquesta típica que alegrara los corazones en ese día. El hijo mayor, principal promotor del acto, hizo publicar por radio y periódico el próximo evento.

Llegado el día, calcularon en doscientas personas presentes en la ceremonia religiosa. Culminada ésta, a orden de la familia se congregaron en el centro de la plaza, escuchándose una voz: -Amigos y amigas presentes. La familia “Y” ha previsto, antes de ir en romería al campo santo, realizar un pequeño pero significativo brindis… Nadie daba crédito a sus ojos. A la vista aparecieron cincuenta cajas de cerveza, brindado por los hijos.

Aun sus parientes cercanos se asombraron de tal novedad y no pocos, antes de quedar “mal”, disimuladamente se retiraron del lugar. No pasó menos de una hora, y casi todos estaban mareados. Los invitados, por no quedar mal, brindaron otras tantas cajas de cerveza, en medio de una ola de risas, bromas y baile. Admirados la gente miraban amontonarse los brindis formándose un cerro de cajas de cervezas, produciendo emoción y altivez en dicha familia.. Pero algo pasaba:

Aquellos hijos que nunca asistieron a su padre en vida. Ignoraban que Don José había sido cristiano. Y aunque alguien les comunicó la noticia, contestaron: ¡Que nos importa! Total ya está muerto, y los vivos tienen derecho a divertirse ¿no? ja, ja, ja, ja…

Llegados al campo santo. El grupo humano-luego- de recordar las virtudes del fallecido. Iniciaron una carrera desenfrenada en quien mas libaba licor sin perder la cabeza; echando cerveza sobre la tumba de los muertos, sin respeto alguno, diciendo: ¡toma tío para que apagues la sed! Y otras palabras.

Al paso de las horas y en medio de bailes, cantos, risas y bromas de mal gusto. Escucharon un sonido ensordecedor, proveniente debajo del lugar en que se hallaban. No tuvieron tiempo siquiera para huir o decir algo. Tomados de sorpresa, vieron espantados abrirse la tierra como un oquedal profundo, hundiéndose vivos los presentes. Escapando, apenas del evidente castigo divino, algunos ancianos que deploraban tan rara y perversa costumbre.

Fin

El gran castigo es uno de los relatos para una vida cristiana del escritor Angel Javier Castro Sánchez. Parábolas para adolescentes, jóvenes y adultos.

 

Imprimir Imprimir

Comentarios