El duende de los sueños

El duende de los sueños. Escritora española de cuentos infantiles. Cuento sobre los sueños y las pesadillas. Había una vez un duende que vivía en una caja azul. Era el duende de los sueños. Por las noches se colaba en las habitaciones de los niños y fabricaba un sueño que les dejaba en la almohada, […]

Resulta interesante también:

El Secretario de los tres reyes magos.
Sinforoso, el duende mentiroso
El duende de los sueños. Escritora española de cuentos infantiles. Cuento sobre los sueños y las pesadillas.
El duende de los sueños
Había una vez un duende que vivía en una caja azul. Era el duende de los sueños. Por las noches se colaba en las habitaciones de los niños y fabricaba un sueño que les dejaba en la almohada, para que les acompañara mientras dormían.
Pero muy cerca de la caja del duende, había un agujero, en el que vivía el enano de las pesadillas.
Al enano le daban mucho miedo los sueños y por eso, si el duende había dejado a los niños un bonito sueño, el enano de las pesadillas no entraba en la habitación.
Pero el duende era muy tímido y no quería que nadie lo viera, por eso, no se acercaba a la cama de los niños que no dormían y si el enano oía que lloraban o que estaban despiertos, sabía que allí no había ningún sueño; entonces entraba de puntillas, escondiéndose entre las sombras, sin hacer ningún ruido, para dejar sus horribles pesadillas debajo de la cama.

El duende trabajaba tanto y estaba tan cansado que un día se quedo dormido en su caja azul y durmió durante cuarenta días seguidos.
Y aprovecho el enano los cuartos vacíos de sueños para llenarlos de pesadillas; pesadillas tan espantosas, que hacían que los niños salieran corriendo a dormir con sus papas y durante cuarenta días nadie pudo dormir tranquilo, con monstruos y fantasmas acechando en malos sueños.

Cuando el duende de los sueños se despertó y vio lo que había pasado por su culpa, decidió que tenía que arreglarlo.
Se encerró tres días y tres noches en su caja azul, fabricando el sueño más grande y maravilloso que nadie había soñado jamás, y cuando lo terminó esperó a que todo el mundo estuviera dormido y se metió en el agujero del enano para dejarle aquel regalo en su almohada.
Y tan fantástico era aquel sueño, que el enano no se despertó nunca más y el duende pudo descansar tranquilo, sabiendo que nadie asustaría a los niños con feas pesadillas, aunque él se quedara dormido.
Por eso, por las noches hay que hacer poco ruido, para no despertar al enano de las pesadillas y si no se sueña nada, es que el duendecillo de los sueños, se ha quedado dormido en su caja azul.

Fin


El duende de los sueños

EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de Liana Castello

Liana Castello - “Un día conocí EnCuentos.com y algo me dijo que tenía que publicar mis cuentos allí. No me equivoqué. Gracias a esta ventana que es EnCuentos.com mi trabajo empezó a ser conocido...” Ver Más

Testimonio de Elizabeth Segoviano

Elizabeth Segoviano - “EnCuentos.com es una excelente plataforma de lanzamiento para cualquier escritor latinoamericano, por medio de EnCuentos.com mi trabajo literario ha sido traducido a varias idiomas...” Ver Más

Testimonio de Mara Alicia Esain

María Alicia Esain - En mi caso personal, gracias a EnCuentos.com y a sus mágicos hacedores, he logrado publicar en papel “La selva de los leones” en “Cuentos Infantiles 4 de Ediba...” Ver Más

Testimonio de Mnica Esparza

Mónica Esparza - EnCuentos significa mucho para mí, es un sitio donde no sólo puedo compartir mis cuentos sino que me permite ver los comentarios de mis lectores en diferentes países...” Ver Más

Comentarios

comentarios

Vida

Vida. Escritora española de cuentos infantiles y reflexiones. Reflexión sobre la vida. Tengo una vida pequeña, una vida sin importancia,...

Cerrar