Abuelo y nieto

  Abuelo y nieto. Cuentos para niños. Fábulas   Había una vez un pobre anciano sordo, casi ciego,   y que apenas podía tenerse sobre sus temblorosos   pies. Le temblaban también las manos, y al comer   en la mesa derramaba a veces la sopa sobre los manteles.   Su nuera y su mismo […]

Resulta interesante también:

Child reading book and dreaming isolated on white background
Aprende los diferentes tipos de cuentos infantiles antes de sentarte a escribir el tuyo
El mono y el majaz

  Abuelo y nieto. Cuentos para niños. Fábulas

  Había una vez un pobre anciano sordo, casi ciego,
  y que apenas podía tenerse sobre sus temblorosos
  pies. Le temblaban también las manos, y al comer
  en la mesa derramaba a veces la sopa sobre los manteles.
  Su nuera y su mismo hijo estaban muy disgustados                   �
  con esto, y al fin resolvieron encerrarle en
  un cuarto, donde le daban de comer en una vieja
  escudilla de barro.

  Entristecíase el anciano con este proceder de sus
  hijos, y lloraba algunas veces; pero sufría su desgracia
  sin replicar.                                                       

  Un día se le cayó la escudilla de barro de entre las
  manos, cada vez más temblorosas y débiles, y se hizo
  pedazos en el suelo. Entonces le compraron una
  tosca escudilla de madera, y en ella le daban la comida.

  Los esposos que así trataban al triste padre tenían               �
  un hijo de cuatro años, y un día le vieron muy afanado
  tratando de ahuecar un trozo de madera, al que
  había redondeado ya por el exterior dándole toscamente
  la forma de una escudilla.

  –¿Qué haces ahí?–le preguntó su padre.                           

  –Hago un comedero para ti y para mamá cuando
  seáis viejos.

  Miráronse marido y mujer, primero sorprendidos y
  después avergonzados de lo que habían hecho. Lloraron
  después, con gran asombro del niño que no podía                   �
  comprenderlos, y desde aquel día volvieron a comer
  en compañía del anciano y le trataron con la debida
  consideración.

  Las almas de buen temple no se abaten en la desgracia, ni se degradan en
  la pobreza.


EnCuentos está constituido por un grupo de profesionales y autores independientes que mediante su valioso aporte ayudan a recopilar, en un sólo lugar, literatura y material de todas las épocas, para padres -que en algún momento fueron niños- e hijos que, mediante la lectura, se convertirán en algún momento en mejores padres.

¿Qué se dice de EnCuentos.com?


Testimonio de María Luisa de Francesco

María Luisa de Francesco - "No había pensado en publicar en Internet hasta que vi a una buena amiga publicando: el sitio de Encuentos apareció y vi la enorme cantidad de material, la posibilidad de que mucha gente te lea y me volví a preguntar ¿ para qué escribo?..."Ver Más

Testimonio de Dolores Espinosa

Dolores Espinosa - "Encuentos me ha dado la maravillosa oportunidad de darme a conocer (aunque sea un poquito) en muchísimos países a los que, de otra forma, no habría llegado..."Ver Más

Testimonio de Elena Ramírez Martínez

Elena Ramírez Martínez - "Previamente me informé de diferentes plataformas de cuentos y dar a conocer a escritores noveles, y atendiendo a la formalidad, profesionalidad y difusión me decidí por encuentos, todo un acierto..."Ver Más

Testimonio de Ezequiel Cámara

Ezequiel Cámara - "Me gustaría que Encuentos.com me ayude a difundir mis obras literarias para que la gente pueda conocerme y así poderme abrir paso a participar de otros sitios de Internet..."Ver Más

Artículos similares a: Abuelo y nieto

Ver más artículos de: Cuentos Cortos, Fábulas Infantiles

Comentarios

comentarios

Leer entrada anterior
El trébol de cuatro hojas
El trébol de cuatro hojas, de Hugo F. M. Otero

El trébol de cuatro hojas. Cuentos para chicos Un día, Noelia, una pequeña de siete años, caminaba por los senderos...

Cerrar