Sin fuerzas

DESIERTO

Cuento sobre el vacío existencial sugerido para jóvenes y adultos.

Estoy harto de muchas situaciones de mi vida, mis padres me odian, mi novia me engaña, tres de mis mejores amigos están muertos, mi promiscuidad me ha llevado a un punto de agonía lenta y dolorosa.

Creo que muchos de estos problemas tienen solución, pero hay algo que no la tiene, y es la ignorancia de las personas ante algo que no existe, el darle una solución a todas las cuestiones de la existencia con mencionar su nombre, y es que el hecho de que todo sea “gracias a dios”, molesta.

Si se siente mal, incómodo, molesto, el buscar algo que no existe se convierte en una ansiedad.

Es una herida en el cuerpo, pero en el cuerpo no tengo heridas, ¿Qué es esta herida en el cuerpo, que sin cuerpo no puede calmarse? Vivimos en un mundo con respuesta para todo, pero sin embargo, no hay solución para nada. ¿Qué tienen las personas para decirme sobre dios ya que ahora estoy cayendo a más de treinta metros?: ¡Me espera una muerte horrible y no puedo volver atrás!

Tal vez buscaban una respuesta más Teo centrista de mi parte, pero la realidad es mi obsesión por encontrar una problemática a cada respuesta, me llevaron a tener una limitada carga de bestias sobre mi espalda. No voy hacer alusiones a un “dios de bolsillo” porque eso no los beneficiaría ni a ustedes ni a mí, ni tampoco debatiré esto con ustedes. ¿Qué pasó con el por qué?, pregunta que cuestiona y ante cada respuesta sigue preguntando: ¿Por qué?

La gente que no utiliza su razonamiento, deja que otros se las utilicen, es por eso que existen las religiones, la política corrupta.

¡El humano no lo puede todo! Es por eso que en ese abandonar de nosotros mismos, buscamos una salida, una salida religiosa a esa angustia que supone creer que existe algo más. ¿De qué sirve todo esto si de todas maneras vamos a morir? Quieren esquivar lo inevitable, quieren dotar de sentido a la existencia porque nos sentimos vacíos. Dice un filosofo: “El desierto crece”, pero ¿Cuál es el desierto? El vacío, la nada ¿Y si es al revés? ¿Si hay más vacío en un mundo repleto de objetos? En realidad el secreto detrás de todo esto es…

Fin

Autor: Martín Farel (17 años)

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Cuento sobre el vacío existencial sugerido para jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios