Gepetto en la montaña

Gepetto en la montaña

Gepetto en la montaña

Gepetto en la montaña. Cuentos cortos infantiles.

Gepetto caminaba entre las piedras en la montaña , las nevadas habían cubierto los pastos y las cabras no tenían suficiente alimento.

Cruzó por el paso rocoso del acantilado y se metió en la estrecha gruta para cortar camino y no tener que dar un gran rodeo.

Adentro la luz era escasa pero Gepetto se alumbraba con una antorcha empapada en aceite, al salir hacia el valle divisó la cabaña de su amigo.

Como no lo encontró por allí el joven decidió pasar la noche al resguardo del frio y se acomodó cerca de los animales que descansaban en el cobertizo.

A la mañana siguiente llegó su amigo Danilo asegurando que en el valle habría pastos suficientes para todos sus animales, hasta la próxima primavera.

Gepetto se despidió quedando en regresar en unos días, cuando estaba a medio camino dentro de la gruta se da cuenta que a la antorcha no le quedaba mucho aceite.

Y…aún le restaban varias horas de marcha…cuando la oscuridad se presentó tuvo miedo de caer en las grietas a los lados del sendero.

De pronto y sin saber de dónde llegó la claridad…una piedra tan brillante que lo cegó, la tomó entre sus manos y el camino se hizo visible y así llegó hasta su hogar, donde vivía con sus padres.

La semana siguiente regresó con las cabras dando un rodeo por la montaña, al llegar a la cabaña de Danilo lo primero que comentó es su encuentro con la piedra de luz.

Como su amigo sabía de piedras… le dice que es un enorme diamante, y que le pagarían mucho dinero por él.

Pero Gepetto era feliz con sus padres, la casita en la montaña y sus animales, ¡no quería dinero! Al final del invierno se casaría con la joven que era su prometida.

Por eso pensó que la piedra de luz quedaría muy bien sobre la chimenea y algunas noches ni tendrían que prender el farol.

Porque todo el dinero del mundo no hacían la felicidad…

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios