Devorador de hombres

CABALLITO DE TOTORA

Devorador de hombres es un cuento sobre la pesca y el mar de la colección cuentos cortos de la escritora Roxana Hoces Montes sugerido para jóvenes y adultos.

Niños, jóvenes, adultos y hasta ancianos, no respetaba edad, ni religión, ni clase social, habían desaparecido sin dejar huella. Muchos temían ser tragados por sus aguas, si avanzaban a sus profundidades, por eso lo llamaban “Devorador de hombres”

Así consideraban al mar los primeros habitantes de las Costas del Perú, hace miles y miles de años. Pero también lo veían como un padre bondadoso, que les daba los alimentos, pues la mayoría se dedicaba a pescar para poder vivir y a la vez intercambiar con otros productos que se cultivaban en pueblos cercanos.

Se sabe, por los objetos encontrados, en aquellos tiempos, se atrapaba a los peces, camarones y otras especies, con redes, anzuelos y arpones. Más adelante lo hicieron con balsas tejidas con tallos y hojas de una planta que se llama totora, dichas embarcaciones les permitían trasladar los productos marinos hacia otras comunidades lejanas. Es importante mencionar que en la actualidad algunos grupos de pescadores del norte del Perú, siguen utilizando aquellas balsas llamadas “Caballito de totora”.

Además no todos morían en la pesca, debido a que muchos tenían años ejerciendo dicha actividad, pero, ¿Por qué no les pasaba nada a ellos?, algunos decían: “Eso es un castigo divino”, otros, “Es mal tiempo”, “Es la mala suerte”, etc. Sin embargo como en todo grupo, existió un anciano al que llamaban “El sabio”, pues tenía más de cincuenta años pescando, había aprendido a tomar en cuenta las caras que pone la luna, sobre todo las llamadas; creciente y menguante, es decir cuando la mitad de la luna está iluminada y la otra oscura, porque en esta etapa le gustaba juguetear con las aguas del mar hasta traerlas a la orilla y luego regresarlas. El inmenso mar ya se había acostumbrado y había entendido que era la única manera de limpiar sus aguas, jamás quiso hacer daño, ni mucho menos comer hombres, solo pensó que los hombres habían entendido el mensaje.

Por tanto, en esa temporada no se puede ni se debe pescar, es muy arriesgado desobedecer a la naturaleza. Y por el contrario el anciano sabio recomendaba adentrarse en el mar cuando la luna tenía cara nueva, es decir estaba oscura y cuando presentaba cara llena o iluminada.
Pero a pesar de estas recomendaciones, los jóvenes de manera particular no hacían caso y terminaban siendo víctimas de destrozos de sus lanchas o ya no regresaban a tierra.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Devorador de hombres es un cuento sobre la pesca y el mar de la colección cuentos cortos de la escritora Roxana Hoces Montes sugerido para jóvenes y adultos.

Imprimir Imprimir

Comentarios