Los niños no quieren la guerra

Los niños no quieren la guerra

Los niños no quieren la guerra

Los niños no quieren la guerra. Eric Battut, escritor. Cuento infantil sobre la paz. Perteneciente al proyecto Cuentos para Crecer.

¡Qué hermoso era aquel país donde se habían instalado! Allí habían construido dos castillos, uno tan bonito como el otro. Los dos reyes se llevaban muy bien, sus súbditos también.

Los hijos de unos jugaban con los hijos de los otros. Sin embargo, un día sucedió algo grave. Cuando los reyes estaban paseando, unos pájaros pasaran por encima y dejaron caer unos excrementos sobre las puntas de las narices reales. Los reyes primero se rieron, luego se miraron.

Dijeron que un rey no debía burlarse de la nariz sucia de otro rey, que aquello era motivo de guerra. El rey de los unos reunió a sus súbditos e hizo un gran discurso. Dijo incluso que el color de los otros no era un color bonito, que el otro castillo estaba demasiado cerca, y que se había declarado la guerra.

El rey de los otros contó a sus soldados. Organizó un desfile de su ejército con música militar. Todos creyeron que aquello era magnífico, todos estaban orgullosos. Luego el séquito se fue a la guerra.

Los dos reyes dieron sus órdenes: “¡Al ataque!” “¡Cargad!”

Pero a pesar de las largas escaleras, a pesar de las balas de cañón, la muralla resistió, no se derrumbó. Al atardecer, pararon los combates. Cada uno volvió a su casa. Había sido un día triste. Al día siguiente, la batalla volvió a empezar al otro lado. Pero a pesar de los golpes de ariete y de todos los asaltos, no pudieron entrar en el castillo.

A la puesta del sol, levantaron el sitio. Había sido un día funesto, la gente tenía lágrimas en los ojos. Pero los reyes no querían ceder. La guerra debía continuar.

Tenían un plano astuto, pronto alcanzarían la victoria. Todos se pusieron manos a la obra. Con picos, palas y carretillas, todos excavaron de la mañana a la noche. Pero el plano de los unos no era más astuto que el plan de los otros. Decepcionados, se miraron boquiabiertos los unos en el castillo de los otros.

Los reyes se enfadaron mucho. Decidieron encontrarse abajo para poner punto final a la guerra. Hacía tiempo que nadie de nadie se acordaba de los niños. Frente a frente, los unos tenían a los niños de los otros y éstos tenían a los niños de aquéllos. Los reyes se miraban a los ojos. Había un gran silencio.

Los niños corrieron los unos hacia los otros. Empezaron a jugar. Entonces los soldados depusieron las lanzas y arriaron las banderas. Pero los reyes se mantenían inflexibles. No querían oír hablar de paz. Los unos y los otros instalaron un tablero de ajedrez para los reyes. Éstos se pusieron a jugar.

Pronto todos perdieron el interés, sobre todo los niños, que se lo estaban pasando muy bien.

¡Qué lejos parece ahora el tiempo de la guerra! ¡Y qué bonito es nuestro pueblo en la colina, con sus casas y sus jardines!

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Fin

Imprimir Imprimir

Comentarios