Lola la cartera

cerditos

Cuento infantil sobre cerditos sugerido para niños a partir de cinco años.

Había una vez una cerdita que se llamaba Lola, era una cerdita que le gustaba muy pasear por todas partes y conocía todo su pueblo.

Siempre que alguien le preguntaba por algun sitio del pueblo, ella lo sabia y además le gustaria poder llegar las cartas a todos sus amigos.

Un dia hablando con su mamá le dijo que le gustaria ser la cartera de su pueblo.

Y la mamá le explicó qué seria ser la cartera:

-Lola ¿sabes que tendrás que llevar siempre la misma ropa y no otra, llevarás una gorra y una cartera muy pesada y grande a muchos sitios ?

Y ella le contestó: ¡Qué chulo y qué divertido!

Los papás de Lola vieron que Lola, aunque le explicaran lo que le explicaran, quería hacerlo, entonces al día siguiente, Lola tendría una sorpresa.

Cuando se levantó el día siguiente Lola conoció al cartero del pueblo llamado Loyo, quien le dijo:

-¿Me han dicho que quieres ser cartera? ¿Quieres pasar un dia com migo?

Y Lola contesto que si. Cogió su cartera y su bolsa para acompañar y le preguntó:

-¿Es divertido ser cartero? ¿Tienes que andar mucho? ¿la cartera pesa mucho?

Loyo el cartero le contestó:

-Ser cartero es muy divertido, andar tienes que andar mucho y lo único es que algunas veces pesa la cartera demasiado y no puedo con ella. A veces llevo el carro donde pongo los paquetes mas pesados.

Aún tienes que crecer mucho Lola y comer mucho para llevar la cartera tienes que ser fuerte. Vale ¿Quieres aún repartir hoy las cartas? Pues entonces Lola mañana por la mañana pasaré por tu casa a buscarte.

Lola comió durante todo el día muy bien, se preparó la cartera que iba a llevar el día siguiente y fue pronto a dormir.

Al levantarse Lola estaba muy contenta, cogió su cartera y recogió las cartas que le había dado la cartero y se fue.

La primera carta que entregó fue al doctor, era una carta muy esperada y se la llevó asta la consulta.

Después fueron más y más, cuando ya se habían acabado todas las cartas hicieron una pequeña parada para descansar, donde el cartero le pregunto

-¿Qué te ha parecido ser cartera? Para que seas cartero como yo, tienes que estudiar mucho ¿Quieres venir mañana?

Lola le contestó:

Me ha gustado mucho ser cartera, es muy pesado, eso de estudiar tardaré mucho y entonces por eso no podré venir mañana y también aprovecharé a vestirme como me gusta.

A partir de ese día Lola sabría que para ser una profesión como cartera tendrá que estudiar mucho.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Cuento infantil sobre cerditos sugerido para niños a partir de cinco años.

Imprimir Imprimir

Comentarios