El camaleón Guasón

En la rama de un gran árbol
un camaleón guasón
jugaba muy divertido
sin ver llegar a una pitón

Se miraba haciendo muecas
en el reflejo de un rio
sin saber que ahora su vida
corría un grave peligro

Se cambiaba de colores
rojos, verdes, amarillos,
sacaba la lengua burlón
riéndose de sí mismo.

Un ojo miraba a un lado
el otro ojo hacia el otro
después se ponía bizco
más tarde cara de tonto.

Al rato, un poco cansado
se volvió color marrón
y se tumbó en una rama
para descansar mejor.

Pasó al lado la pitón,
sin ver al camaleón
que del color de la rama
invisible se volvió.

Fin

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

De la serie de Cuentos para dormir en poesía infantil.

Imprimir Imprimir

Comentarios