Los mejores consejos a la hora de comprar regalos

regalos de navidad

Regalar, una acción que requiere preparación

La Navidad es una época en la que abundan los regalos: en el arbolito, de los amigos, los que trae Papá Noel, los que satisfacen deseos propios y, claro, los empresariales.

¿Cómo destacarse con el regalo? ¿Es posible promover nuevas costumbres gracias a un objeto? Así, ya sea como acción de una firma o un detalle bien personal en la familia, es bueno pensar bien qué darle al otro para que sea algo que lo emocione.

Los empresariales son una atención de la firma a sus empleados, sus proveedores o clientes especiales. Tienen la particularidad de tener que sorprender a una persona que generalmente está bombardeada por presentes y, al mismo tiempo, dejarle un mensaje que lo ligue en su recuerdo con el quehacer de la compañía. ¿Cómo lograr este efecto? ¿Son estos detalles realmente efectivos?

“Los regalos corporativos son efectivos si forman parte de un programa de comunicación integral, entonces pueden ser una acción más de dicho programa. Se transforma en una estrategia comunicacional más fuerte. Además, tiene que transmitir la visión y la misión de la compañía. Por ejemplo, como somos una empresa de tecnología, para a nuestros empleados les hemos regalado mochilas portanotebooks, fundas, pendrives con nuestra marca, tazas, cuadernos y biromes. El último año, ya más alejado del negocio, pensamos en lo que a la mayoría le podría servir y obsequiamos mates y termos. Todos los recibieron con mucha alegría”, relata Soledad Oriozabala, de Recuersos Humanos de Crystal Solution, del grupo Seidor Crystalis.

Para quien tiene una visión de diseño, el consejo es “que se elijan objetos prácticos y cotidianos, que formen parte del día a día de las personas. Se incorpora el objeto a la rutina diaria, lo que le da presencia e imagen a la marca en lo cotidiano, pues los regalos corporativos siempre tienen el logo de la empresa impreso. De esa forma, se logra pregnancia y presencia de marca en la cotidianeidad de la gente”, aclara Cynthia Robledo, fundadora y diseñadora de hps! Harapos Decyng.

“Cuando uno decide dar un regalo de fin de año busca que sea singular, que esté personalizado. Consideramos que no hay que centrarse solo en el valor sino en el gesto, que salga de la normalidad de los objetos que van circulando por los escritorios. Por ejemplo, en nuestra firma tenemos una gran cercanía con lo orgánico y lo natural, con todo lo que respecta al cuidado de la gente, la salud y el planeta. Entonces, en años anteriores dimos como presente unas cupckaes realizadas con harina integral y azúcar orgánica. Fue un detalle de un costo bajo, pero que tuvo una muy buena recepción”, cuenta Blas Briceño, presidente de Finnegans, firma desarrolladora de software.

Siguiendo la línea de regalar pesando más allá de la persona que recibe el presente, hay en el mercado opciones que ofrecen productos de alta calidad y que, al mismo tiempo, contienen valores extra. Ejemplo de esto es la producción de bijou y objetos de decoración que realizan los jóvenes con discapacidad mental que asisten al Taller de Aprendizaje Laboral de la Fundación Río Pinturas (www.riopinturas.org.ar). “Como sociedad, cuando regalamos estos objetos le damos un plus a la acción. Que la gente venga a comprarnos hace que sintamos que ellos están haciendo algo por otros.

Pero debe quedar claro que no tienen que venir a comprarlo porque están realizados por chicos con discapacidad, sino que tienen que elegirlos porque lo valoran, porque lo consideran competitivo en precio y calidad. Están hechos con el mismo nivel que en el mercado. No es comprar para da una mano, no es por lástima. Eso no sirve. Es una acción de inclusión social”, reflexiona Rosario Arbeleche, directora ejecutiva de la entidad.

Personal y de cuidado

Andrés Distel, gerente de Marketing de Cetrogar, cadena de electrodomésticos, asegura que las mujeres que reciben pequeños electrodomésticos para la casa y también de cuidado personal ya no se ofenden como en años anteriores. “Es que estos productos les facilitan la vida y algunos hasta son símbolos de status y comodidad, por eso los reciben con una sonrisa en la cara. Claro está que los que son de entretenimiento son más elegidos, como las cámaras de foto, las consolas de juego, las tablets, los celulares y las notebooks. Estos son regalos que se hacen ya pensando en tener una gran presencia en el día del agasajado”, afirma el especialista.

“El valor del regalo está en todo lo previo. Es el hecho de haber pensado en el otro, en haberle dedicado aunque sea un momento. Si se va a un nivel bien personalizado es demostrarle a la persona que nos interesa, que sabemos lo que le gusta”, aclara Darío Zyskindowicz, director de Aliara, empresa especializada en seguridad perimetral.

Páginas que tientan

En tiempos de modernidad, donde los minutos se aceleran cada día más, los libros siguen siendo una buena opción para sorprender. Estos pueden acompañar un viaje, momentos y hasta transmitir emociones que uno quiere expresarle a la persona.

También, si se los pone en el arbolito es una buena manera de incentivar la lectura para aquellos que la esquivan. “Lo fundamental es elegir un libro que invite al lector a leerlo, que no lo intimide. Hay que intentar aplacar lo más posible todos los miedos que sienten los chicos al empezar a leer. No es una actividad sencilla, sino algo que se va logrando con esfuerzo. El lector va a aprendiendo a leer de muchas maneras durante toda su vida. Y también a leer diferentes lenguajes. Por eso, es ideal arrancar con un libro que contenga texto y mucha imagen. Así, se le propone al lector una narración construida por ambas cosas a la vez”, aconseja Adela Basch, titular de Ediciones Abran Cancha.

“Cada vez que le damos un regalo a un niño le ofrecemos nuestra valorización de la cultura, las costumbres que desarrollamos en el cotidiano. Cada vez que le damos a un niño una pelota le decimos de manera indirecta que el deporte es bueno; lo mismo sucede cuando a una niña le damos un set de maquillaje, le señalamos que arreglarse y estar linda es algo que aprobamos. Los presentes son dados desde la mirada del adulto que elige de un gran universo qué considera valioso para los pequeños”, refuerza Rocío Brescia, especialista de Fundación Leer (www.leer.org).

“Cuando a un niño, y a un adulto también, le damos un presente le estamos diciendo: me importás, te conozco y por eso elijo esto para vos. Es haberle dedicado tiempo. Por eso, muchas veces, en épocas en la que los paquetes abundan, hay otras opciones que incluyen compartir, como una tarde de cine, salir a tomar un café, ir a pasear, salir a remontar un barrilete. Hay tantas maneras de estar juntos y compartir”, sensibiliza Damián Calvo, presidente de Lekotek (www.lekotek.org.ar).

En el otro extremo de la vida, en la tercera edad, también esperan regalos. Así lo manifiesta Celia Paez, miembro del equipo de Manantial Grupo Humano. “Para regalarle a un adulto mayor es importante conocer su historia ocupacional, sus hobbys, pasiones y deseos, así como también tener en cuenta la subjetividad e interés de cada persona atendiendo y conociendo sus posibilidades y limitaciones. Claro que hay obsequios que pueden acompañar desde el punto de vista terapéutico, pueden estimular la salud, pero no serán de utilidad si no se tiene en cuenta la particularidad de la persona.”

También hay momentos en la vida en que el dolor está muy presente. En esos días no hay que dejar de regalar, así lo sugiere Leticia Garcia, Gerente Operativa de la Fundación Natalí Dafne Flexer (www.fundacionflexer.org). “Justamente, es ‘en estos momentos’ en los que los chicos necesitan más afecto, cariño y comprensión y, sobre todo, continuar con una vida lo más ‘normal’ posible, manteniendo las costumbres y rutinas de su vida antes del diagnóstico. A la hora de hacer un regalo a un niño con cáncer es importante tener en cuenta su estado general, y síntomas que pueda estar atravesando, producto de la enfermedad y/o el tratamiento que está recibiendo. En estos casos, el sentido común nos permitirá hacer la elección adecuada.

Si un niño se encuentra muy decaído, cansado o en cama, buscaremos un regalo que no requiera esfuerzo físico. En esos casos es aconsejable pensar en un juego de mesa que le permitirá al niño jugar junto con su familia, pasando momentos entretenidos, aún si tiene que permanecer largos períodos en reposo. Asimismo, si un niño tiene dificultades motrices o cognitivas se requiere pensar en un regalo que no comprometa esas habilidades. Por suerte, existe una amplia gama de posibilidades y los niños, aún durante su enfermedad, tienen siempre muchísimos intereses y potencialidades para desplegar, por lo que siempre será posible encontrar el regalo adecuado para que pueda disfrutar desde su condición de niño que, seguramente, se mantendrá intacta a lo largo de este proceso.”

Hogar, dulce hogar

También hay regalos que son personales pero que tienen como destino decorar ciertos espacios de la casa. Es el ejemplo de Con nombre propio, empresa que diseña, fabrica y envasa nombres y figuras corpóreas. “Quien recibe nuestros productos se sorprende cuando lo ve, se encuentra con ese detalle que es, ni más ni menos, que su nombre o la inicial del mismo. Es recibir parte de su identidad, lo que los identifica y los hace únicos. ¿Quién no se moviliza al ver su nombre escrito o grabado?”, se pregunta Araceli Dal Santo, fundadora de la marca.

Estos carteles también son aptos para elegirlos como regalos empresariales. “Para fin de año muchos regalan palabras como deseos, paz, prosperidad y más. También las han pedido para ambientar mesas de reuniones, fiestas y brindis. En lo corporativo se pueden hacer desde los nombres de los hijos del personal hasta anhelos que inspiren e incentiven. Incluso, el cartel puede tener el logo de la firma que lo regala”, agrega Dal Santo.

En este sentido, el diseño se busca cada vez más a la hora de escoger un obsequio. “Esto es porque cuando uno hace un regalo busca sorprender y agasajar. Busca que guste y sea bien recibido. Por lo general, las piezas de diseño son exclusivas, diferentes y originales. Son piezas que fueron pensadas, tienen un partido conceptual, hay una fuerte idea detrás de ellas. Y eso, si es una buena pieza de diseño, se ve. El rango de opciones y variedad aumentó considerablemente en los últimos años.

Cada vez el diseño está tomando más campos de acción, lo cual es un beneficio”, analiza Cynthia Robledo.

En la mesa también

Siempre hay una alternativa que nunca falla para dejar a todos contentos: los regalos gastronómicos. “Dentro de éstos los fiambres son muy valorados pues son versátiles a la hora de consumirlos, ya que pueden ser parte de una picada o de una receta más compleja. Una opción que es un éxito asegurado es la pata de jamón crudo entera. No solo es un regalo que dura –se consume poco a poco y se lo puede compartir–, sino que también se disfruta durante mucho tiempo pues su sabor se mantiene. Además, está presentada en un jamonera que permite lucir la pata”, incita a probarla María José Panighetti, a cargo de Dinas Salumería, la primera tienda de Cabaña Las Dinas.

Pero las tradiciones también se imponen a la hora de armar el contenido de un paquete. Así, “el stollen, el pan dulce alemán, tiene muchos adeptos. Obviamente, también laas Lebkuchenhäuser, estas casitas fueron un boom en 2012 y parece que este años se repetirá el éxito. Están realizadas con una masa muy similar a la gingerbread. Estas vienen en versiones grandes para compartir en la mesa navideña (con mucha nieve y golosinas pegadas, como la casa de Hansel y Gretel) y también en formato individual para regalos más personales. Obviamente también hay masitas navideñas como: Spekulatius, nusstaler, gingerbread en forma de muñecos y más”, enumera Graciela Süss, fundadora de Süss Cupcake Café.

En el otro extremo

En Japón, la Navidad no es una fiesta estrictamente religiosa, sino que es más un encuentro familiar en el que se come una torta especial y se intercambian regalos. “Lo más esperado por los niños son los primeros días del año, pues en esas jornadas reciben de sus padres y de cada visita una importante suma de dinero, que equivale a una mensualidad. Luego, con esa plata se compran lo que quieren. El valor distintivo de un paquete se da en el envoltorio, llamado Wrapping. Allí se percibe la dedicación que la persona tuvo para quien agasaja”, cuenta Delia Mitsui, del Instituto Argentino Japonés en Buenos Aires Nichia Gakuin.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Con todos estos detalles, a elegir, que siempre hace bien pensar en los seres queridos.

Imprimir Imprimir

Comentarios