Lactancia materna

Lactancia materna

Lactancia materna

Tema de la semana: Lactancia materna.

Todos sabemos o, la mayoría de nosotros  lo sabe, la importancia fundamental que tiene dar de mamar a un bebé. Sus beneficios transcienden lo físico, pues también enriquece el vínculo entre madre e hijo. Es un alimento que llega al cuerpo y al alma de nuestro hijo.

Lactancia materna

La Lactancia Materna es la única alimentación natural de la especie humana desde el nacimiento, siendo el exclusivo medio de aporte de nutrientes hasta por lo menos los seis meses de vida, y debiendo proseguir idealmente hasta los dos años de edad y más. Más allá de los aspectos nutricionales, la lactancia materna asegura la continuación de un vínculo único entre madre e hijo, tan importante en el desarrollo de la persona como el alimento mismo.

La inmensa mayoría de las internaciones pediátricas por diarrea e infecciones respiratorias desaparecerían tan solo con el fomento de la lactancia natural exclusiva hasta los seis meses de vida.

Muchas de las patologías banales que saturan la demanda de los servicios de salud desaparecerían o al menos se minimizarían de ponerse en práctica una política de apoyo a la lactancia materna.

Seguridad Alimenticia:

Seguridad alimenticia significa el poder obtener suficiente  alimento para mantener una vida productiva y saludable, hoy y en el futuro.  Las comunidades disfrutan de la seguridad alimenticia cuando todas las personas, en todos los hogares, tienen acceso a una adecuada alimentación, tanto en cantidad como en calidad, accesible, aceptable, apropiada, obtenible de los recursos locales, sobre una base continua y sostenible.

La lactancia materna da total seguridad alimenticia a los(as) infantes.  No hay nada más pronta,  accesible y nutritiva que la leche  materna; un alimento totalmente completo para cada bebé hasta los 6 meses de edad.

La leche materna continúa ofreciendo las bases para el desarrollo infantil, con los nutrientes esenciales y energéticos, ayudando a prevenir la desnutrición y las deficiencias de micro-nutrientes.  Esta protección la ofrece la leche materna entrando el segundo año de vida y más allá, combinándola con otros  alimentos.

La leche materna es el primer alimento para cualquier bebé y no sólo le beneficia a éstos(as),  sino que también ofrece beneficios para las mujeres, familias, comunidades, y para nuestro planeta.

Video: Amamantar en 10 pasos

Beneficios para cada bebé:

La leche materna le ofrece a cada bebé en desarrollo, un alimento nutritivo, accesible, y que ayuda a protegerle del síndrome de muerte súbita.  La incidencia de diarrea es de 3 a 14 veces mayor en bebés alimentados(as) con biberón cuando se comparan con los(as) amamantados(as).  Además, los(as) bebés que reciben leche materna producen mayores niveles de anticuerpos como respuesta a las inmunizaciones infantiles.

Los y las bebés amamantados tienen un riesgo menor de adquirir infecciones del tracto urinario.

La lactancia materna ayuda a prevenir la diarrea, incluyendo eczema, alergias hacia los alimentos y respiratorias, tanto en la niñez como en la adolescencia.

Los y las bebés prematuros que se alimentan con leche materna tienen mayores niveles de IQ a los 7 y 8 años de edad que quienes recibieron alimentos artificiales.

La composición de la leche materna cambia en una simple comida y va transformándose conforme avanza el proceso de lactación, mientras que las fórmulas siempre se mantienen uniformes.

Beneficios para las mujeres:

La lactancia materna es un placer especial para las madres y para sus bebés. También ofrece beneficios a largo plazo para las madres que amamantan: la lactancia reduce el riesgo de cáncer de seno y de ovarios,  de anemia y de osteoporosis.

La lactancia ofrece beneficios emocionales tanto a la madre con a sus hijos e hijas.

Las mujeres ahorran tiempo de preparación, así como tiempo en cuidado de enfermos(as).

La lactancia materna exclusiva ayuda al esparcimiento entre embarazos, dándole a la mujer tiempo para recuperarse del parto, y así poder cuidar a sus bebés y a contribuir a la seguridad alimenticia de la comunidad y del hogar.

Beneficios para las familias:

La lactancia materna le cuesta muy poco a las familias y a las madres.  La alimentación artificial puede consumir  de un 20% a un 90%  del ingreso familiar; a esto hay que añadirle  los costos de tener que cuidar a niños(as) enfermos.  Pero, no solo las madres y bebés se benefician de la lactancia materna.  El costo de un solo biberón de fórmula infantil puede significar que otro(as) miembros(as) de familia no podrán consumir alimentos nutritivos que les permitan mantenerse saludables.   ¿Por qué, no beneficiarse entonces de la lactancia materna, la mejor alimentación, y así no quitarle  dinero efectivo al presupuesto familiar?

Todo(a) bebé, sus hermanos y hermanas y sus familiares se beneficiarán de la lactancia materna y podrán tener mejores oportunidades de acceso a una alimentación más nutritiva.

La primer leche: Calostro: La mejor alimentación

Sin desperdicio, el calostro, la primer leche producida después del parto, llena todas las necesidades nutricionales de cualquier recién nacido(a).  Tiene grandes propiedades anti-virales, contiene agentes que atacan a las bacterias, fortalece el sistema inmunológico de los(as) bebés y es una importante fuente de vitamina A.

Fuente: Página Web Fundación Lacmat

Imprimir Imprimir

Comentarios