La literatura y las nuevas estructuras familiares

La literatura y las nuevas estructuras familiares

La literatura y las nuevas estructuras familiares.

Estados Unidos

¿Sabes cuántas cosas nos enseñan los libros dirigidos a un público infantil y juvenil?

Cosas tan importantes como la tolerancia, el cariño, el respeto hacia nuestros padres y hacia otras culturas. Nos enseñan a no maltratar a los animales, a cruzar sólo cuando el semáforo está en verde, a vivir y compartir nuestro entorno con personas que no son iguales que nosotros.

En los últimos diez años nuestra sociedad ha evolucionado a una velocidad vertiginosa. En todos los ámbitos el desarrollo es imparable, y ello ha desencadenado numerosas transformaciones socioculturales que también se reflejan en la institución de la familia: a raíz de estos cambios han ido surgiendo nuevas estructuras familiares. Poco a poco la visión de la familia convencional -papá, mamá, hijos, abuelos quizá- se ha ido enriqueciendo con parejas que adoptan, familias con un solo padre o parejas homosexuales con hijos.

Este fenómeno, y la necesidad de aceptación e integración de estas familias, también se reflejan en la literatura infantil y juvenil. Los libros nos muestran que la figura del padre y de la madre son roles preestablecidos que pueden desempeñar tanto hombres como mujeres. Estos libros inculcan en los niños la importancia del cariño y la estabilidad en el seno familiar.

Es importante que los niños que se crían en estos tipos de familias no sean excluidos ni se conviertan en objetos de burla o discriminación. Las historias que narran también están destinadas a los niños que crecen en familias tradicionales a fin de infundirles respeto y amor hacia los compañeros que viven en el seno de unas estructuras familiares diferentes.

Los niños cuyos padres se separan deben afrontar una situación de gran tensión emocional que puede desembocar en un trauma. Los libros ayudan a estos niños a lograr cierta estabilidad. En cuanto a las familias con hijos adoptivos, las dificultades y “pruebas” que deben afrontar las parejas para lograr la adopción de un niño conducen a forjar un vínculo con el pequeño que, en ocasiones, es más estrecho y más firme que el consanguíneo.

Lo que estos libros nos enseñan, a través de la sinceridad y la inocencia infantiles -con independencia de la edad que tengamos- es la importancia del respeto, la tolerancia y el cariño, pues todos tenemos derecho a querernos y a fundar una familia, con independencia de la cultura, la orientación sexual o el color de piel.

Algunos libros que les podemos recomendar sobre estos temas son los que anotamos a continuación:

• “Te quiero niña bonita” por Rose Lewis (edades 6 a 8 años): Una historia de una niña en China que le falta una madre y una mujer en Estados Unidos que sueña con tener hijos. Esta historia de adopción entre diferentes culturas es muy realista e importante para los chicos de hoy.

• “Los fines de semana veo a papá” por Martina Baumbach (edades 6 a 8 años): Un niño no entiende por qué sus padres se están divorciando hasta que comprende que él no es la causa del divorcio y disfruta de los fines de semana solo con su papá.

• “Tres con tango” por Peter Par Justin Richardson (edades 5 a 7 años): Basado en una historia real, nos cuenta como Roy y Silo, dos pingüinos varones, forman una familia en el zoológico del Parque Central de Nueva York, cuando se les da la oportunidad de encubar un huevo y cuidar de la nueva criatura.

• “Los colores de Mateo” por Marisa López Soria (edades 5 a 7 años): Mateo sabe que es adoptado y entiende que el color de su piel sea diferente al de su mamá. Lo que no entiende es que sus compañeros no acepten su singular condición.

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

Teresa Mlawer es la experta en lectura familiar para Scholastic.

Imprimir Imprimir

Comentarios