El secreto para criar hijos sanos y felices según Wilhem Stekel

Puedes seguir leyendo: Cuentos infantiles

¿Cuál es el secreto para criar hijos sanos y felices?


La mirada de diferentes personalidades, psicólogos, filósofos, psiquiatras, padres de familia…
Hoy: WILHEM STEKEL, Psiquiatra y escritor
Para WILHEM STEKEL,  lo importante para criar hijos sanos y felices es educarnos como padres.
Nuestra ignorancia de las cosas psíquicas y nuestros principios erróneos, son responsables de numerosas y crecientes trastornos psíquicos en nuestros hijos, víctimas de una falsa educación.
Las impresiones de la juventud deciden el porvenir.
Los padres servimos de ejemplo a nuestros hijos, nuestro comportamiento es, pues, concluyente para ellos.
¿Pero cómo educar hijos sanos y felices cuando uno mismo no lo está ?
Somos un producto de predisposiciones hereditarias (factor constitucional) y de la influencia del medio (factor condicional).  Aún cuando el factor constitucional sea definitivo, puede ser mejorado.
Se puede demostrar, que la nerviosidad de los padres no se trasmite sólo por herencia, sino también por una educación falsa. Nerviosidad es igual a desdicha disfrazada.
Hay padres nerviosos, insatisfechos, irritables , muy jóvenes o muy maduros, puritanos, sádicos, alcohólicos, obsesivos, egoístas.
Algunos ejemplos :
•     Los padres ambiciosos, decepcionados de la vida, esperan de los hijos las realización de sus proyectos fracasados.
•     Los padres descontentos, hace reproches a sus hijos descubriendo en ellos cada vez nuevos defectos.
•     Los padres hipocondríacos, que tiemblan por su vida, no quiere a ninguno de los que le rodean, hacen de sus hijos seres obsesivos.
•     El padre derrochador, el pedante, el incumplidor, el cruel, el débil, el indiferente, el exageradamente tierno, el inquieto, el descuidado, el impulsivo, el apático, el colérico, cada uno de estos tipos dejan huellas imborrables.
No hay que desesperar ante tamaña enumeración, y creer que la educación de los padres es insoluble.
Todo perjuicio tiene sus ventajas.
Sería un error unificar la humanidad de acuerdo con un modelo.
Pero la humanidad sacaría un provecho inconmensurable, si los padres, conscientes de nuestros defectos los evitáramos, dominando nuestra debilidad en la medida en que se las trasmitimos a sus hijos.
Es natural deducir que es muy difícil criar niños sanos y felices en esas condiciones psíquicas.
Hay estados intermedios (acá estamos la mayoría) que podemos observar, internalizar para mejorarnos, educarnos como padres. El simple y profundo acto de darnos cuenta es el motor esencial de cambio.
Pero sabemos que antes de querer educar con amor tenemos que sentir amor, ser alegres, ser sanos.
Imprimir Imprimir

Comentarios